El Sevilla se lleva por delante al Celta tras el descanso y ya se ve en la final

Rubén Blanco encajó tres goles en la segunda mitad tras detener un penalti en la primera kiko hurtado
|

 

El Sevilla tiene prácticamente los dos pies en la final de la Copa del Rey después de haber goleado al Celta en el Sánchez Pizjuán. El gol de Rami en el último suspiro del primer tiempo dejó al equipo vigués tocado y en la segunda parte dos contragolpes de Gameiro y otro de Krohn-Dehli sentenciaron el partido y la eliminatoria. Si no se produce el milagro en Balaídos en el encuentro de vuelta, la final de la Copa la disputarán el Barcelona, que le metió siete al Valencia, y el Sevilla.
La primera parte tuvo ritmo, aunque pocas ocasiones hasta que se superaron los veinte minutos de encuentro y el Sevilla dio un paso al frente. Cada acción a balón parado era un sufrimiento para el Celta. Los andaluces tuvieron la oportunidad de adelantarse a los 28 minutos tras un penalti de Sergi Gómez a Vitolo, pero Gameiro lo ejecutó algo centrado y Rubén adivinó la dirección del balón y lo desvió.
Sergi Gómez también fue protagonista en la otra área dos minutos después, pero su cabezazo acabó en la cruceta. Fueron los mejores momentos del Celta. Orellana rozó también el gol.
Lo que se le negó al cuadro olívico lo logró el Sevilla en la última acción del primer tiempo. En un saque de esquina, Rami saltó más que nadie y rompió la igualada. Con ventaja en el marcador, el Sevilla mató el partido a la contra en la reanudación. Dos zarpazos de Gameiro en tres minutos (59 y 62) dejaron en evidencia a la zaga del Celta y Rubén no pudo contrarrestar el olfato goleador del francés.
El equipo de Berizzo intentó conseguir el gol que le metiera en la eliminatoria, pero sufrió un castigo aún mayor. La zaga volvió a fracasar y Krohn-Dehli dejó sentenciado el pase del Sevilla a la final.

El Sevilla se lleva por delante al Celta tras el descanso y ya se ve en la final