Un vertido de gasoil amenaza el río y obliga a activar un plan especial en Bergondo

El vehículo perdió el gasoil al estar aparcado en pendiente
|

El vertido de gasoil de un camión en el Polígono Industrial de Bergondo obligó a desplegar el operativo de seguridad preceptivo en estos casos, pero no afectó al río, informó el Gobierno de Pérez Máquez. El combustible se derramó a través del tapón de uno de los depósitos durante seis horas porque el vehículo estaba estacionado en pendiente, en una de las calles del parque empresarial bergondés, uno de los de más actividad del área de A Coruña.
El servicio municipal de Protección Civil recibió el aviso de un particular a primera hora de la mañana, alrededor de las 08.15. Este indicó que caía gasoil de un camión estacionado en el polígono, y hasta allí se desplazaron de inmediato los efectivos, que decidieron activar el operativo especial por posible vertido, junto con la Policía Autonómica y la empresa concesionaria del servicio de saneamiento de Bergondo.


En un primer momento, se comprobó que no existían roturas en los depósitos del camión, pero caía el gasoil por el tapón al estar inclinado el vehículo, por lo que se trató de localizar al conductor. Este manifestó que tenía a tope el tanque y había dejado aparcado el camión sobre las dos de la madrugada, “por lo que la cantidad de líquido vertido pudo ser grande”, recordó Protección Civil.


Según indicaron, el gasoil entraba en una arqueta de la red de recogida de pluviales, así que se procedió a inspeccionarla para comprobar el alcance. “Por suerte, el gasoil permaneció todo entre la tubería y la arqueta, sin llegar al río”, explicó el Ayuntamiento de Bergondo. Los servicios de emergencias frenaron su avance y dieron aviso a la comunidad de propietarios del polígono, que se encarga de la limpieza.


Teniendo en cuenta que se actuó con máxima celeridad y que se pudo contener el derrame, no fue necesaria la presencia de Control de Vertidos de la Xunta, pero Bergondo pide extremar las precauciones en vehículos pesados por la gravedad de las consecuencias en caso de llegar al río.

Un vertido de gasoil amenaza el río y obliga a activar un plan especial en Bergondo