Feijóo: “Las mareas se ponen del lado de los okupas y desprecian a la gente de bien”

GRA155. O PINO (A CORUÑA), 03/06/2017.- El presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo (2d), participa en la romería del PP provincial que se celebra en el Ayuntamiento de O Pino acompañado por el a
|

El presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, cargó con dureza contra las mareas y, en la misma semana en la que una manifestación posterior al desalojo de un local okupado en Santiago como centro social ocasionó disturbios en la capital gallega, criticó a quienes se ponen “del lado de los okupas” y “desprecian” a quien defiende la ley o a la “gente de bien”.


“Hay sensibilidad con quien incumple la ley, pero desprecio hacia quien la defiende”, afeó Feijóo durante su intervención en la multitudinaria romería popular de O Pino (A Coruña), con más de 3.000 asistentes. En la fiesta popular, organizada por el PP de A Coruña, participaron también el presidente provincial, Diego Calvo, y el alcalde de la localidad, Manuel Taboada, entre otros.


Para el líder popular, hay “ambigüedad calculada” e incluso “guiños” con quien “altera la convivencia”, a los que “okupan cosas que no son suyas”, pero “menosprecio” a quien quire vivir en un clima “de respeto y educación”.


Feijóo subrayó que en la romería “cada uno pagó su comida” –los menús estaban compuestos de empanada, pulpo y carne ao caldeiro, con un precio de 20 euros–, pero sugirió que, en otros partidos, sería distinto.


“Unos pagarían el plato, pero otros podrían okupar de forma gratuita el asiento que estos pagaron. Y el maestro de ceremonias, por supuesto, estaría del lado de los okupas. Creo que los vecinos de Santiago saben de lo que hablo, apuntó el líder popular, quien también cargó contra la “parálisis” de las mareas.
“Hay mucha agilidad para oponerse a todo lo que venga de la Xunta, pero mucha lentitud para tramitar las licencias necesarias para que la economía prospere”, reprobó Feijóo.

Enfrente, la cordialidad
Enfrente, situó al PPdeG, al que definió como “un partido cordial, unido, leal, que tiene la responsabilidad de gobernar Galicia para todos y por eso es un partido abierto a todos, a cualquiera que desee trabajar por Galicia”.


“Este es un partido leal. ¿Sabéis por qué? Porque no damos lecciones a nadie y no damos carnés de buenos y de malos. No estamos riñendo todo el día y en vez de decir que no, preferimos decir sí a Galicia. Sí a esa Galicia que queremos, que defendemos y de la que nos sentimos orgullosos”, reivindicó. “Sí a la mejor Galicia de todos los tiempos, que es la que estamos viviendo ahora”, resumió el líder popular durante su discurso en O Pino.

Recuperación
El PP gallego recuperó la figura de la romería popular, con la que tanto se identificó la formación en la época de Manuel Fraga, para enseñar músculo y demostrar que tiene la maquinaria “activa” para las próximas elecciones municipales de 2019, aunque falten dos años para esta cita, y para contraponer la “unidad” del partido con los conflictos internos de sus rivales políticos.


En este escenario, Calvo incidió en el “simbolismo” del acto en clave de “maquinaria engrasada” para las municipales. Al más puro estilo de una romería gallega, los populares disfrutaron de comida y piezas musicales. Precisamente la comida le sirvió también al líder popular para lanzar un dardo a las mareas: “Si la romería la organizaran los partidos de las mareas comerían navajas. Pero no de la ría, otras navajas”.

Feijóo: “Las mareas se ponen del lado de los okupas y desprecian a la gente de bien”