La pandemia reduce el radio de salidas de los vecinos coruñeses

El distrito centro soporta menos carga de visitantes tras las restricciones | Quintana
|

La pandemia y sus restricciones han limitado los movimientos en medio mundo, pero en el caso de A Coruña es destacable que, incluso en los periodos con menos limitaciones, los vecinos de la ciudad reducen al mínimo sus salidas y apenas cruzan los límites que demarcan los distritos en los que viven.

En los estudios sobre movilidad que está haciendo el Instituto Nacional de Estadística (INE) se puede observar que, en el breve periodo de tiempo analizado en noviembre de 2019, entre el 25% y el 42% de los vecinos no salían de los distritos en los que vivían. Esto quiere decir que solo ése reducido porcentaje trabajaba o estudiaba en su misma zona de residencia y no tenía que hacer grandes desplazamientos.

Echando un vistazo a los datos que recoge el INE, desde junio, tras el proceso de desescalada por el confinamiento, el porcentaje de personas que no salen de sus distritos apenas bajó del 50% en ocasiones puntuales en dos de las diez zonas en las que se divide la ciudad. Mientras tanto, el resto de divisiones registran porcentajes superiores al 50% y que alcanzan en muchas ocasiones el ámbito del 60%, llegando, en los periodos con mayores limitaciones, a superar el 70%.

Estas últimas cifras se alcanzaron, sobre todo, en dos períodos, cuando la Xunta estableció limitaciones por barrios y este mismo mes de noviembre, tras el cierre perimetral de la comarca y la clausura de la hostelería.

Carga poblacional

La crisis sanitaria está afectando, por tanto, a nuestros hábitos, ya que buena parte de estos incrementos a los que se hace mención están relacionados, no sólo con las restricciones, si no también con aspectos como el teletrabajo, que es ahora más frecuente que antes de la pandemia.

Los cambios de hábitos en la ciudad también se notan en la presión poblacional de ciertos distritos, como el número 1, el que comprende la Ciudad Vieja, Los Cantones, La Marina y el entorno del Orzán.

En noviembre del pasado año, durante el día, esta zona soportaba a un volumen de gente que equivalía al 131% de su población (que supera los 13.000 habitantes). Tras la desescalada, este volumen rondaba el 75% y se fue incrementando hasta valores superiores al 100% en verano. En octubre llegó a superar el 120%, pero, de nuevo, está en torno al 85%.

La pandemia reduce el radio de salidas de los vecinos coruñeses