El compañero de celda de Jordi Sánchez pide que le cambien harto de la “matraca” soberanista

Jordi Sánchez saluda a su llegada a la Audiencia Nacional | Paco Campos
|

El que hasta el sábado era compañero de celda en la cárcel de Soto del Real del presidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez, pidió ser trasladado porque no aguantaba “su matraca con el tema del independentismo”, que le suponía “una doble condena”, motivo por el que se le concedió el cambio.
Fuentes penitenciarias confirmaron este traslado, adelantado ayer por el diario “ABC”, y precisaron que el preso de confianza que acompañaba a Sánchez hizo la petición el sábado y la prisión madrileña de Soto del Real se lo concedió en el mismo día.

Buen carácter
Se trata de un preso de confianza, de los que se designan entre los de mejor comportamiento para acompañar a los recién llegados, y que se suelen caracterizar por su buen carácter, pero que “ya no podía más” y alegó que “no soportaba la matraca con el tema del independentismo” de Jordi Sánchez, que para él era “una doble condena”, según las fuentes.
Jordi Sánchez ingresó en la prisión de Soto del Real el pasado 16 de octubre junto al líder de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, ambos acusados de sedición por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.
Poco después de su ingreso Jordi Sánchez solicitó a un funcionario su traslado porque un preso le había dicho “viva España”, pero se le explicó que en el que se encuentra no hay problemas para su seguridad y no hay motivos para trasladarl.
Desde que entró en la cárcel ha enviado mensajes a la ciudadanía a través de su abogado o de las redes sociales, uno de ellos el pasado jueves avalando que se impulsara una asamblea de cargos electos en Cataluña que consideraba “legítima” en caso de que el Estado “matase” al Govern y al Parlament.
De hecho la Fiscalía argumentó esta semana al oponerse a su excarcelación que tanto él como Cuixart siguen “llamando a la movilización social para conseguir de las autoridades catalanas la desconexión”.

El compañero de celda de Jordi Sánchez pide que le cambien harto de la “matraca” soberanista