El cerco pesca poco jurel y no encuentra bancos de xarda en su vuelta al trabajo

El Ideal Gallego-2016-02-07-005-b7b2849d_1
|

La flota del cerco que opera en la Lonja no es capaz de encontrar sus capturas tradicionales tras la vuelta al trabajo hace unas semanas. Debido a esa necesidad de faenar, el propio sector destaca que está trayendo a puerto otros pescados para los que cuentan con permisos. Prueba del cambio de tendencia es que en esta última semana las cantidades de melva y bonito del Atlántico que llegan a la subasta se han disparado con respecto a las mismas fechas de los años anteriores. En cualquier caso, el sector sigue preocupado por los repartos.
Con la cabeza puesta en la distribución de las cuotas pesqueras para esta flota, las embarcaciones de toda Galicia han vuelto a salir de sus muelles por obligación. Pero a su regreso los barcos que venden en El Muro han tenido que reinventarse.
“Cando paramos o mar estaba cheo de xurelo pero agora mesmo se retirou e hai que esperar e a xarda non se atopa porque non é o tempo dela”, subraya el portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), Andrés García. Ante esta compleja situación una buena parte de las tripulaciones –aquellas que disponen de permiso– se han volcado en la captura de otras especies. “Hai melva e bonito do Atlántico e con isto estamos a paliar un pouco os ingresos”, destaca García, que asegura que la sardina está en veda. 
Gracias a este nuevo objetivo las cifras de descargas se han multiplicado. Entre el 1 y el 5 de febrero se distribuyeron en la Lonja 53.334 kilos de ambas especies, mientras que el año pasado en esas mismas fechas solo se habían contabilizado 35 kilos. En 2014, 2013 y 2012 los datos también era muy bajos. 
Pese a todo, García reconoce que deben trabajar por pura necesidad, dado que hay que compensar las pérdidas acumuladas tras tres meses de paro reivindicativo.

El cerco pesca poco jurel y no encuentra bancos de xarda en su vuelta al trabajo