La polémica por el Fórum agrieta la sintonía entre la Marea y el PSOE

El Consorcio de Turismo votará el lunes si anula el contrato de la feria gastronómica | quintana
|

La polémica en torno al regreso del Fórum Gastronómico y la licitación de un concurso para un evento similar en las mismas fechas por parte del Gobierno municipal supone una nueva muestra del distanciamiento que se produce desde hace algún tiempo entre la Marea y el Partido Socialista.
Después de prácticamente un año en el que ambas formaciones optaron por un clima de entendimiento y sin enfrentamientos notorios, la situación ha tomado otra dirección y con el Fórum como el último episodio.
El portavoz del PSOE, José Manuel García, rebatió ayer las declaraciones hechas por el alcalde, Xulio Ferreiro, quien aseguró que el concurso se anulará ya que con la presencia del Fórum Gastronómico se considera innecesaria la celebración de otro evento similar. Sin embargo, el socialista insistió ayer en que la anulación se debe a que en el pliego de la licitación se vulnera la ley de contratos.
En concreto, García hizo referencia a una cláusula del pliego en la que se especifica que el licitador debe demostrar que realizó previamente con la administración un trabajo similar por un importe mínimo de 360.000 euros, el mismo que cobró el Fórum Gastronómico por su presencia en 2017.
Esta condición, según el socialista, va en contra de la ley de contratos del sector público, que señala como motivo de anulación “todas aquellas disposiciones, cláusulas o actos emanados de cualquier poder adjudicador que otorguen de forma directa o indirecta ventajas a las empresas que hayan contratado previamente con cualquier administración”.

Otro caso
La Marea anuló el mes pasado debido a ese mismo motivo otro contrato, en este caso uno dependiente del concejal de Cultura, Deporte y Conocimiento, José Manuel Sande. “La versión del gobierno es insostenible”, resumió José Manuel García, quien justificó su denuncia con el texto legal frente al llamamiento del alcalde de acudir a los juzgados a los que duden del proceso.
El asunto vivirá un nuevo episodio el próximo lunes en el Consorcio de Turismo, en el que se votará la anulación del contrato. José Manuel García adelantó que exigirán a Alberto Lema, responsable del área de Contratación y presidente del consorcio, que dé las explicaciones “reales” de la decisión municipal.
Para esta anulación se presentará un informe del secretario municipal, quien muestra algunas dudas acerca de la libre concurrencia en el proceso. Una mayor transparencia era el motivo por el que se cambió el formato de contratación de la feria gastronómica, ya que en las tres visitas anteriores del Fórum se hizo por medio de un convenio directamente con la empresa, mientras que con la nueva ley de contratos el Gobierno local se decantó por un concurso público que ha terminado por arrojar más sombras.

Varios episodios
Antes de que surgiesen esta semana las diferencias sobre el concurso para la contratación de una feria gastronómica, en los últimos meses ya se dieron otros capítulos que han ido agrietando la relación entre la Marea y el PSOE.
Uno de estos fue la negativa del PSOE a negociar nuevos cambios en las cuentas con el Gobierno local hasta que este no diese cumplimiento a las iniciativas que los socialistas habían planteado en acuerdos previos similares.
Además, también se opusieron al pago de facturas con reparos de la intervención municipal, entre ellas una de la recogida de basuras de casi un millón de euros, hasta que se licitase el nuevo contrato de este servicio. Esto, además, repercute en las negociaciones para destinar el remanente del presupuesto del año pasado a las Inversiones Financieramente Sostenibles.
Otro asunto en el que también han chocado en los últimos meses ambas formaciones fue en la visión que sostienen sobre el futuro de la fachada marítima, el camino que se debe seguir y los puntos principales sobre los que tiene que girar este asunto.
Si sobre la fachada marítima hubo diferencias, mayores fueron en torno al programa municipal de adquisición de vivienda y del que el Consello Consultivo dictaminó que se debía anular la compra de dos pisos a un afín a la Marea.
Este asunto provocó un pleno extraordinario, a petición del Partido Popular y en el que los socialistas se mostraron muy críticos con la manera en la que había actuado el gobierno durante todo el proceso y por las justificaciones dadas.
Además, el Partido Socialista se unió a la petición de la formación popular de exigir las dimisiones de los concejales de Regeneración Urbana y Contratación, Xiao Varela y Alberto Lema, como principales responsables del resultado de este programa que la Marea Atlántica había presentado como su estandarte en materia de vivienda. Esa sesión terminó con polémica después de que el edil socialista José Manuel Dapena se acercase a saludar a Xulio Ferreiro, quien rechazó responder al gesto. l

La polémica por el Fórum agrieta la sintonía entre la Marea y el PSOE