El Ayuntamiento obliga a incumplir la ordenanza de la ORA al no modificarla

Copia de El Ideal Gallego-2015-11-23-003-30024ac5
|

La concesión del servicio de la ORA con urgencia y sin variar la normativa municipal que la regula por el final del contrato con la adjudicataria previa Vendex ha provocado una situación cuando menos controvertida. La falta de diligencia del Ayuntamiento obliga a la actual empresa responsable, Setex Aparki, a incumplir uno de los puntos de la ordenanza.
El artículo que se pone en cuestión es el relativo al movimiento de los vehículos cuando se sobrepasa el tiempo máximo establecido en los parquímetros para aparcar en las distintas calles de A Coruña. La compañía que se ha hecho cargo del nuevo contrato dispone de una tecnología de control de turismos que no puede utilizar y que, de facto, es totalmente inútil por la falta de organización de la ciudad. 
Además, las facilidades que se van a implantar para los conductores no están todo lo dentro de la legalidad que cabría esperar. Setex Aparki ha puesto en marcha una aplicación móvil por la que los usuarios podrán renovar sus ticket de la zona azul pasadas dos horas sin necesidad de acudir a las máquinas en persona. Basta con echar mano del teléfono. 
Sin embargo, la trampa está hecha desde dos puntos de vista. Según reza la normativa vigente, los coches no pueden sobrepasar el tiempo marcado para cada calle aparcados en la misma plaza.
En el punto relativo a las infracciones y el procedimiento sancionador del texto se contempla que un motivo de multa sería “no desplazar el vehículo una vez expirado el tiempo abonado, al menos dos tramos de vía o durante un mínimo de 30 minutos antes de regresar al mismo tramo”. En la práctica esto implica la obligación de que haya que trasladarlo al menos una manzana más allá para favorecer la rotación de vehículos. 
Por ello, sin cambio en la ordenanza y permitiendo que se renueven los horarios límite a distancia, el Ayuntamiento se contradice a sí mismo porque una disposición legal va en contra de la nueva práctica y pone fuera de la norma a la compañía gestora.  
Esta situación obligará al equipo del alcalde Xulio Ferreiro a repensar la ordenanza para que la concesionaria pueda modernizar el sistema y los coruñeses no la incumplan libremente. Para permitir la permanencia de los turismos por más tiempo habría que suprimir la obligatoriedad de moverlos del lugar que estén ocupando en la vía pública. 
En cualquier caso, aunque se descartase la renovación móvil y por tanto esa variación en el articulado, la empresa tampoco podría utilizar sus herramientas para controlar que los coches no sobrepasen el tiempo permitido en las zonas que indica la norma. 
Según reveló en los últimos días el presidente de Setex Aparki, Jaime López Aguilar, son incapaces de comprobarlo porque los nuevos parquímetros no contemplan una división de la ciudad por entornos como ocurre en Madrid. Así, los coruñeses podrían cambiar el papel una y otra vez.
El despiste municipal implica un nuevo incumplimiento y sería necesario reorganizar A Coruña por distritos, para luego incorporar esos límites zonales a la ordenanza que regula la ORA.

El Ayuntamiento obliga a incumplir la ordenanza de la ORA al no modificarla