Las ‘joyas’ de las canteras pedirán paso desde ahora

El jugador del Barcelona Riqui Puig (c) pelea un balón con Javi Vera (d), del Cartagena | efe
|

La pandemia del coronavirus está cambiando nuestras vidas. Y también el fútbol. En un deporte en el que estaban de moda los traspasos millonarios, ahora los clubes tendrán que tirar de la casa. A esas joyas que asomaban en las categorías inferiores les surgirá su oportunidad de asentarse en el primer equipo. Estos son algunos de los más prometedores.
 
Álvaro Fidalgo (9-4-97) 
El capitán elegido por Raúl González Blanco para su debut en el banquillo del Real Madrid Castilla. El líder de un equipo joven. El asturiano destaca por su calidad con el balón. De sus botas nacen las jugadas a balón parado del primer filial.
 
Riqui Puig (13-8-99) 
Prototipo del centrocampista que crece en la Masía. Pases en corto, en largo y conducciones con el esférico pegado al pie. Le falta dar el salto al primer equipo. La llegada de Quique Setién pareció darle una oportunidad, pero se desvaneció. 

Toni Moya (20-3-98) 
Simeone confía en él. Cree que es de los canteranos que está más hecho para asentarse en el primer equipo. Capitán del Atlético de Madrid B. Centrocampista cuyo juego hace que le comparen con Gabi.
 
José Amo (9-4-98) 
Central. Proyección de “el nuevo Ramos” en la cantera sevillista, en la que lleva desde los ocho años. Se rompió dos veces el ligamento cruzado de la rodilla entre abril de 2016 y diciembre de 2017, pero se sobrepuso a ambas y ha sido internacional con España.

Guillamón   (31-1-00) 
En un Valencia dispuesto a remodelar su línea defensiva, este austero mercado puede dar una inesperada oportunidad al joven central Hugo Guillamon, que se estrenó con el primer equipo poco antes del parón.

Barrenetxea  (27-12-01) 
Otra joya de Zubieta. Con 17 años y 136 días se convirtió la pasada campaña en el jugador más joven en anotar con la camiseta de la Real Sociedad, y lo hizo ante todo un Real Madrid. Con la Sub-19 se proclamó campeón de Europa.

Fer Niño  (24-10-00) 
La mayor irrupción de la cantera amarilla en este 2020, apareciendo en un momento de máxima necesidad para el equipo. La salida de Toko Ekambi y la lesión de Gerard Moreno, dejaba al equipo necesitado de un delantero en el arranque de año, coincidiendo además con la competición de Copa del Rey. Niño de diecinueve años, ha sido desde muy joven una de las apuestas del club a futuro, siendo destacado en categorías inferiores. 

Unai Vencedor (15-11-00) 
Uno de los jugadores más destacados en Lezama en los últimos años, sino el que más. Medio centro del bilbaíno barrio de Rekalde que está quemando etapas a velocidad de vértigo. Llegó a Lezama en 2017 y con solo 16 años ya se hizo indiscutible en unos de los equipos más prometedores de la factoría bilbaína: el Juvenil de Honor de la generación de 2000. No se quedó ahí y con 17 repitió lo mismo, indiscutible y destacado, en el Bilbao Athletic.

Raúl García (3-11-00) 
Renovado hasta 2023 por el Betis. Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ le hizo debutar con 2 minutos ante el Levante el 24 de septiembre. Jugó 11 más en Villarreal y 3 contra el Mallorca. Protagonismo que le llegó tras su buen desempeño en los entrenamientos con la primera plantilla, donde es un habitual. 

Javi López (25-3-02) 
El lateral izquierdo es el mayor proyecto de la cantera babazorra. Llegó del CD Tenerife en un gran movimiento del club. La dirección deportiva sabe que puede ser su mejor valor de futuro y no ha querido correr con él. Hace un año le renovaron el contrato hasta 2023 y es la joya de la cantera.

Las ‘joyas’ de las canteras pedirán paso desde ahora