Liñares explica durante una hora a De Lara la contratación de su responsable de prensa

GRA243. LUGO, 18/09/2014.- El expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (CHMS) y exconcejal de Economía y Urbanismo de Lugo, Francisco Fernández Liñares (i), junto a su abogado Evaristo Nogueira, tras
|

El expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (CHMS) y exconcejal de Economía y Urbanismo de Lugo, Francisco Fernández Liñares, fue interrogado hoy durante una hora por la jueza instructora de la operación “Pokemon”, Pilar de Lara, sobre la contratación de la que fue su jefa de prensa en el organismo de cuenca.
Según fuentes jurídicas Fernández Liñares fue citado esta vez por la jueza a raíz de los indicios sobre una supuesta contratación irregular de la que fue su asesora de comunicación en la Confederación Hidrográfica, que se desprenden de varias conversaciones telefónicas intervenidas por los agentes de Vigilancia Aduanera.
A las puertas de los juzgados de Lugo, Fernández Liñares aseguró que iba a comparecer de nuevo “muy tranquilo” ante la instructora, pero después de prestar declaración durante aproximadamente una hora salió de la sede judicial sin hacer declaraciones a los medios de comunicación.
Fue su abogado, Evaristo Nogueira, quien explicó que Fernández Liñares “dio todo tipo de explicaciones” y no eludió “ninguna pregunta” de la jueza instructora en relación con ese tema, por lo que, según su criterio, quedó “claro” que su cliente no tiene “ningún tipo de responsabilidad penal” en esa contratación, que “se ajusta a la legalidad”.
El expresidente de la CHMS había sido citado para prestar declaración por este mismo motivo el día 9, pero la jueza aceptó aplazar esa comparecencia hasta ayer porque entendió como “razonables” los motivos expuestos por su abogado.
Se da la circunstancia de que la defensa de Fernández Liñares presentó recurso ante el Tribunal Constitucional para pedir la nulidad de las declaraciones que realizó anteriormente, al considerar que fueron realizadas en una situación de “privación de libertad irregular”.
La defensa sostiene que se había excedido el plazo legal de detención cuando fue interrogado por primera vez por la jueza en el marco de la operación “Pokemon”, por lo que solicitó también “la nulidad de todas las diligencias” que se derivaron de esos testimonios.
De hecho, ese mismo argumento fue el que facilitó en su día la salida de prisión de Fernández Liñares.
Sin embargo, según informó el propio letrado de la defensa, el alto tribunal eludió entrar en el fondo del asunto al considerar que no es el momento procesal oportuno.

Liñares explica durante una hora a De Lara la contratación de su responsable de prensa