El Leyma recibe a un Burgos no tan novato

|

El Leyma Basquet Coruña recibe esta tarde al San Pablo Inmobiliaria Burgos-CB Miraflores, club surgido en la ciudad castellana tras el ascenso frustrado de su antecesor, el clásico de Oro CB Tizona, que optó por la disolución. Sin embargo, este nuevo equipo tiene mucho de aquel, por lo que novato en la categoría, sí, pero no tanto.
Conserva el cuerpo técnico del curso pasado, con Andreu Casadevall a la cabeza y, aunque solo mantiene a un jugador, el escolta austriaco Anton Maresch, la directiva de este club, fundado oficialmente este verano de las cenizas del Tizona, se movió muy rápido y muy bien en el mercado, aunque resulta sospechoso que pudiese configurar la plantilla en tan poco tiempo si la FEB no le hubiese avisado mucho antes de hacer oficial su inclusión –junto al filial del Barça, por sorpresa y sin ninguna explicación federativa– en la Liga.
Polémica al margen, el Miraflores también tiene en común con el Tizona la cancha de juego  (El Plantío) y los colores (azul y naranja). Y, aunque el potencial respecto al precursor no es el mismo, lo cierto es que Casadevall maneja un muy buen grupo. En él sobresalen dos hombres, el citado Maresch (12.8 puntos y 2.4 asistencias por partido) y el pívot croata Filip Toncinic (13.2 tantos y 6.6 rebotes).
El timón lo maneja el lituano Augustas Pecikevicius (7.6 puntos, 2.2 rechaces y 4.0 pases de canasta) y completan el cinco titular su compatriota Justas Sinica (9.0 tantos y 4.4 capturas) y un clásico de la LEB Oro, el ala-pívot Roger Fornas (6.6 y 4.4).
Los bases Rafa Huertas –ascendió el curso pasado con el COB– y Roger Vilanova, el pívot croata Matija Poscic y el ‘4’ Javi Vega –las cinco últimas campañas en el Fuenlabrada– completan un plantel burgalés ante el que el Leyma buscará su segunda victoria.
Una victoria que pasa por la defensa, el rebote y la velocidad,  aspecto este que cobra vital relevancia ante la segunda mejor defensa de la Liga, con solo 69.8 puntos encajados. La mejor es la del Breogán (68.0), curiosamente el único equipo al que han vencido los de Tito Díaz.
El partido escenificará el ‘cambio de acera’ de Sergio Olmos, ya que el pívot alicantino jugó las tres temporadas precedentes en el Ford Burgos, club con el que consiguió tres ascensos, aunque todos frustrados luego en los despachos.
Su duelo con Toncinic se antoja clave, así como el acierto exterior del Leyma. De las muñecas de Stelzer, Monaghan, Burjanadze y Creus dependerá que el punto (más) fuerte del San Pablo Inmobiliaria, la defensa, resulte menos fiera. 

El Leyma recibe a un Burgos no tan novato