La Justicia gala valida el final prematuro del torneo liguero

03 agosto 2009 Pretemporada Deportivo en Francia Olympique de Lyon-Deportivo: 2-2
|

El Consejo de Estado, máximo tribunal administrativo de Francia, validó ayer el final prematuro del campeonato y la clasificación tal como la fijó la Liga de Fútbol Profesional (LFP), pero anuló los descensos de Amiens y Toulouse y obliga a que el año que viene la Ligue 1 (máxima categoría del fútbol galo) esté formada por un total de veintidós equipos.

De esta forma, la Justicia rechazó el último recurso presentado por el Lyon, que había pedido que se disputaran las diez jornadas pendientes cuando la pandemia del coronavirus obligó a suspender el fútbol, lo que dejó a ese equipo fuera de las competiciones europeas por vez primera desde 1997.

Sin embargo, dio la razón a Amiens y Toulouse, los dos últimos de la tabla, que habían pedido que se anulara su descenso a Segunda división al considerar que todavía tenían opciones de salvarse y evitar, de ese modo, bajar a la categoría inferior.

El Consejo de Estado recuerda que el convenio firmado entre la LFP y la Federación Francesa de Fútbol (FFF) para limitar a veinte equipos la Primera división acaba el próximo martes treinta de junio, por lo que les invita a “revisar la cuestión del formato de la Primera división para la temporada 2020-2021”.

 

Puerta abierta

De esta forma la máxima instancia administrativa abre la puerta a que la próxima temporada cuente con veintidós equipos, tal y como habían solicitado Amiens y Toulouse, lo que cargará más una temporada tras la cual debe disputarse la Eurocopa, que fue aplazada por la UEFA.

En el otro caso, el Lyon había solicitado que se anulara la decisión adoptada el pasado treinta de abril por la LFP de poner fin al campeonato, un día después de que el primer ministro, Édouard Philippe, anunciara que no podría acabar ante las medidas restrictivas impuestas para combatir el coronavirus.

El presidente lionés, Jean-Michel Aulas, acudió en persona ante el Consejo de Estado para defender su tesis y puso el ejemplo de otros países, como España o Italia, que han programado el final de sus competiciones ligueras pese a tener una incidencia similar de la pandemia.

Para Aulas, la LFP se precipitó, una decisión que dejó a su equipo fuera de Europa, lo que le causará un importante daño económico, puesto que a la merma de ingresos se sumará una previsible desbandada de jugadores de primer nivel.

El Consejo de Estado estima que “no hay dudas importantes sobre la legalidad de esa decisión”, en la que la LFP “sopesó las ventajas y los inconvenientes de un final inmediato del campeonato cuando pesaba una gran incertidumbre sobre la hipótesis de una posible vuelta a la competición”.

Al tiempo, también da por buena la clasificación, dictada según el número de puntos que tenía cada equipo dividido por el número de partidos disputados, porque no todos los clubes habían disputado el mismo número de jornadas.

La Justicia gala valida el final prematuro del torneo liguero