El embalaje de un ascensor provoca un incendio en la ronda de Outeiro

|

Los bomberos acudieron en la madrugada del sábado al domingo al número 174 de la ronda de Outeiro, donde se había declarado un incendio. Según explicaron fuentes del servicios de extinción, en el inmueble se estaba instalando un ascensor nuevo que se encontraba en el sótano. Todavía no ocupaba su sitio en el hueco, y a su alrededor se encontraba el cartón y el plástico del embalaje, que fue el combustible del que se alimentó el fuego, del que las autoridades no saben cómo se inició.
Tras llenar todo el sótano, el humo comenzó a subir por el hueco del ascensor, que actuó como el cañón de una chimenea. “Si el ascensor hubiera estado dentro, podría haber actuado de tapón pero, como no era así, subió por todo el edificio”, comentaron los bomberos. Afortunadamente, a esa hora la mayor parte de los residentes del edificio se   encontraba durmiendo, así que no resultaron intoxicados por el humo al salir a las escalaras. De hecho, muchos ni siquiera se dieron cuenta de que estaba teniendo lugar un incendio y siguieron durmiendo tranquilamente.
Sin embargo, el humo consiguió filtrarse por una puerta a la altura del piso catorce, en una vivienda ocupada por una mujer y dos niños. Aquella se alarmó y alertó a los bomberos. Al lugar acudieron también ambulancias, en previsión de que hubieran inhalado humo pero, aunque hubo que atender a la mujer en el lugar, fue de un ataque de nervios y no de una intoxicación. Los niños, por su parte, se encontraban bien.
Tras apagar el fuego, los bomberos realizaron trabajos para ventilar el edificio antes de dar por finalizada la actuación.

El embalaje de un ascensor provoca un incendio en la ronda de Outeiro