Negreira, tras su investidura: “Mientras yo sea alcalde no habrá respiro para la injusticia social”

|

El Ideal Gallego-2011-06-12-002-7fd1d6a6

  lorena fernández > a coruña

 n “Este gobierno municipal que desde hoy (por ayer) me honro en presidir no está aquí para crear más problemas, está para solucionar los que hay”. A Coruña abrió ayer una nueva etapa municipal y lo hizo de la mano de su nuevo alcalde, Carlos Negreira, que en su primer discurso como regidor planteó los objetivos para los próximos cuatro años, marcados por una inédita mayoría absoluta del PP. Bienestar social y progreso serán las prioridades del mandatario, que se propuso gobernar “para todos los coruñeses”, prestando mayor atención a los que menos tienen o se sienten excluidos de la sociedad: “Mientras yo sea alcalde no habrá respiro para la injusticia social, como tampoco lo habrá para los motivos y circunstancias que la provocan”.
Y es que la pieza fundamental de su política social, indicó el recién elegido regidor, será la creación de empleo. “Seremos infatigables en la lucha contra el paro –manifestó el conservador–, porque el desempleo genera exclusión y la exclusión rompe la cohesión social, incita al egoísmo y hunde a los ciudadanos en la pobreza”. Para ello, convirtió su promesa electoral de trabajar con austeridad en un proyecto de gobierno, para dedicar el ahorro logrado “a incrementar y mejorar los recursos destinados al gasto social”. Las obras “faraónicas” que tanto criticó en su etapa en la oposición no tendrán cabida, dijo, en esta nueva etapa, pues es momento de “priorizar esfuerzos para atender las necesidades más urgentes”.
También hizo guiños Carlos Negreira a los emprendedores y a los profesionales del pequeño comercio, a los que se comprometió a respaldar en este mandato, para convertirlos en eje de ese progreso que aspira a lograr no solo para la ciudad, sino también para el área metropolitana, pues el popular no quiere ser un primer edil que actúe “ni desde el localismo, ni desde la estrechez de miras”.

Colaboración > El regidor aprovechó su investidura para solicitar la colaboración de la oposición, dejando a un lado los puntos de desencuentro para obrar en beneficio de la ciudad. “Nunca he practicado el resentimiento”, indicó el popular para animar a las fuerzas políticas, pero también al resto de coruñeses, a trabajar unidos para “conquistar un futuro mejor”. “Tendremos que esforzarnos, ser más creativos, imaginativos y perseverantes para superar las dificultades”, apuntó.
No se olvidó tampoco de sus antecesores, y aunque Javier Losada prefirió no estar presente en el acto para darle el relevo al frente de María Pita, su sucesor le dedicó algunas palabras de afecto, que hizo extensivas al también socialista Francisco Vázquez, que en su caso sí acudió ayer al salón de plenos: “En el fondo de vuestra acción política pervivió siempre un amor por esta ciudad, a la que tantos años habéis dedicado. Digno es reconocerlo, y así quiero expresarlo públicamente”.
“Soplan aires de cambio en La Coruña, pongámonos todos a remar”, finalizaba el regidor su intervención, que, como respuesta, recibió un sonoro aplauso por parte de los asistentes.


 

Negreira, tras su investidura: “Mientras yo sea alcalde no habrá respiro para la injusticia social”