La dependencia de los bancos lusos del BCE alcanza, con 56.000 millones, un nuevo récord

|

 Las instituciones financieras lusas recibieron del Banco Central Europeo (BCE) más de 56.000 millones de euros en marzo, un 18% más que el mes anterior y un 44% más que hace un año, lo que supone un nuevo máximo histórico. La evolución del dinero prestado por el BCE a los bancos nacionales sirve como un indicador de la dependencia de las entidades financieras para obtener liquidez, debido a que la crisis de la deuda soberana encareció su acceso a financiación a través de los mercados. Hasta ahora, los bancos lusos nunca habían sobrepasado la barrera de los 50.000 millones de euros en un solo mes. El incremento registrado en marzo se debe, fundamentalmente, al interés generado por la inyección de liquidez que llevó a cabo el BCE con préstamos a tres años a finales del mes pasado. El objetivo del organismo comunitario es facilitar el crédito para que las entidades europeas compren deuda soberana y, al mismo tiempo, presten más dinero a familias y empresas para hacer fluir la economía. Una consecuencia de las inyecciones de liquidez del BCE a los bancos es el éxito cosechado por Portugal en las últimas subastas de deuda publica, gracias en buena medida a la compra de títulos por parte de instituciones.

La dependencia de los bancos lusos del BCE alcanza, con 56.000 millones, un nuevo récord