Miño debe ahorrar 683.747 euros al año para pagar el 30% de la deuda de Fadesa

El Ideal Gallego-2015-08-04-019-f4d8ac77_1
|

La pasada semana, el Ayuntamiento de Miño acordó solicitar seis millones de euros al Gobierno del Estado para afrontar, al menos en parte, la deuda de más de 21 de Martinsa-Fadesa. Una cantidad –6.000.000– que no es aleatoria, sino que está motivada por un estudio realizado por los servicios económicos municipales, que consideran esta cifra “el máximo que en este momento puede asumir el Ayuntamiento de Miño” para devolver en los plazos establece Madrid. 
El plan de pagos, de dos años de carencia y diez de amortización, exige un análisis en profundidad de la situación de las arcas municipales y aclarar con qué recursos no afectos cuenta en este momento el consistorio para hacer frente a la amortización, de acuerdo con las indicaciones de la Intervención de Miño.
La propuesta de los servicios económicos, aprobada por el pleno de la corporación, señala que, en este momento, de los 5,3 millones de los que puede disponer el municipio en liquidación, solo 400.166,07 podrían destinarse a saldar la deuda de Fadesa.
El resto corresponde a ingresos afectos, como subvenciones finalistas y tasas, además de gastos financieros prioritarios, como las deudas contraídas con los bancos por parte del Ayuntamiento de Miño. Tampoco se pueden “tocar” las cantidades destinadas al mantenimiento de servicios básicos, como iluminación y pavimentación, recogida de basuras... considerados obligatorios para las administraciones locales, de acuerdo con la Ley de Bases de Régimen Local.
En la misma situación estarían los gastos de personal, los correspondientes al Capítulo 1.
Pero, aplicando las medidas recogidas en el plan de ajuste permitiría ahorrar hasta 283.581,90 euros que, sumados a los 400.166,07 del resto no afecto, alcanzarían 683.747,97 para hacer frente al principal e intereses de la operación financiera “por un importe máximo de 6.000.000 de euros”.
La propuesta contempla dos tipos de medidas: las que hacen referencia a los gastos y las que hacen referencia a los ingresos que, en caso de aplicación, “requerirían un estudio previo de la presión fiscal municipal” en Miño. En el apartado de gastos se apunta a los de funcionamiento de la administración, de los que se podría sustraer un ahorro máximo del 5%.

Traspaso a la Xunta
En el mismo paquete figuran las consideradas competencias impropias de Educación y Salud, que se propone traspasar a la Xunta. El ahorro en ocio, tiempo libre y tradiciones populares sí podría alcanzar el 40%. 
Otra vía para afrontar el pago del crédito es el incremento de los ingresos, por un aumento de tasas o tipos impositivos hasta los máximos permitidos por la disposición vigente en España. Una posibilidad que el interventor recomienda valorar con prudencia pues podría provocar el efecto contrario tal y como ejemplificó el propio funcionario en el pleno: “Si alguien tiene su vehículo matriculado en Miño, donde tiene su segunda vivienda, porque la ley se lo permite, si subimos los tipos impositivos son más altos que los de las grandes ciudades, va a huir de matricularlo en Miño”. Y ese no el objetivo: “Porque lo que nos interesa no es subir impuestos, sino aumentar la recaudación”, subraya el informe de Intervención.

Miño debe ahorrar 683.747 euros al año para pagar el 30% de la deuda de Fadesa