Los autónomos siguen fieles a las cosas del comer

|

La Feria de los Autónomos de Galicia abrió ayer al público con un claro predominio de las cosas del comer –o del hacer de comer– en los stands. ¿Y si algo funciona para que cambiarlo? Los organizadores del certamen de empresarios se han esforzado por traer a A Coruña nuevos productos y novedosas propuestas pero en la mayor parte de los casos lo han hecho siguiendo el rumbo que marcan las papilas gustativas año tras año.
En Expocoruña el visitante puede ver coches, comprar ropa a buenos precios, descubrir la artesanía más original o sorprenderse con la maña de los vecinos portugueses con los muebles, pero a nadie se le pasa por la cabeza olvidarse de recorrer los pasillos de la alimentación. 
Con el clásico olor a bacalao e ibéricos como rastro del camino a seguir, las miles de personas que acudieron ayer al evento se apresuraron a coger un lugar privilegiado en los stand con comida. Por algo los promotores de Femaga siempre recalcan que muchos coruñeses hacen sus compras para las fiestas de Navidad en la feria... Los clásicos que nunca fallan son los expositores de embutidos llegados desde distintos puntos de España, que desde primerísima hora escucharon las consultas del público. 
Entre concierto y concierto, los licores, las mieles, las anchoas cántabras, los dulces lusos y el pan de harina de castañas también se granjearon nuevos adeptos.
En esa dinámica de probar nuevos productos se introdujeron también los participantes de la feria que se presentaron con cacerolas, cazos o baterías de cocina al completo. Hay muchas otras herramientas que hacen más sencilla la cita diaria con los fogones. Tanto es así que las demostraciones en directo  –al más puro estilo de la teletienda– generaron un gran revuelo. Decenas de visitantes se agolparon para seguir las evoluciones de los comerciales con distintos enseres para las cosas del comer. 
Para rizar el rizo de la apuesta por lo culinario, en esta vigésimo tercera edición de la cita empresarial –que abre de 11.00 a 21.00 horas– se ha creado una zona de food trucks en la que hay una amplia oferta de platos y preparaciones. Este guiño a los jóvenes pero que está abierto a todo el mundo permite descubrir desde las recetas mexicanas más auténticas hasta delicias de pavo y todo tipo de salchichas alemanas. 
Además, los coruñeses podrán decidirse entre pizzas, hamburguesas de buey y ternera, postres o las tostas y raciones de pulpo que se sirven en el Lucus Food Bus, un autobús de dos plantas con un comedor instalado casi tocando el cielo del sabor.

Los autónomos siguen fieles a las cosas del comer