La venta de viviendas inicia una tímida escalada por la mayor fluidez del crédito

El Ideal Gallego-2015-04-21-003-d843f373
|

La vivienda nueva en stock y los pisos usados en A Coruña comienzan a salir de su letargo gracias a un paulatino incremento de la cartera de compradores inmobiliarios. El augurio de los constructores a finales de 2014 y principios de este año, cuando afirmaron que retomarían muchas obras e iniciarían proyectos nuevos, empieza a cumplirse. El interés de los bancos por volver a apostar por las hipotecas y la sensación de que lo peor de la crisis económica ha pasado están detrás de este fenómeno de repunte en las ventas.
El secretario general de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de A Coruña (Aproinco), Juan José Yáñez, fue el primero en vaticinar que en cuestión de meses en la ciudad habría más intención de adquirir pisos en propiedad y no se equivocó. “Aunque son tendencias lentas sí se está notando que hay una mayor afluencia de visitantes a las promociones y más llamadas”, explica Yáñez, después de casi cuatro meses de margen para analizar las dinámicas en este ámbito.
La vocal del Colegio de Administradores de Fincas, Carmela Lavandeira, refrenda que “sí se detecta más movimiento”. “Quien está vendiendo más es el Sareb porque está liquidando lo que tiene y son los mejores precios del mercado libre”, comenta sobre el banco malo.

en el centro
No obstante, aclara que es verdad que “el mercado de venta en el centro se está reactivando”, pero se refiere a la venta entre particulares en zonas como Riego de Agua o San Andrés. Incluso el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria y su presidente, Herminio Carballido, ven un cambio en la mentalidad de los coruñeses. Mientras que “a nivel hipotecario ya no hay cerramiento”, existe “más interés de la gente” que en los últimos años y hasta hace solo unos meses. De todos modos, lo que más gestionan estos profesionales son operaciones de adquisición por parte de gente que tenía ahorros, sigue disponiendo de ellos y se hace propietaria “como inversión” para alquilar en un futuro o para revender dentro de unos años a un precio más elevado.
Quizá eso prueba que, como dice Lavandeira, de momento no se ha impulsado el sector de forma “intensa”. Aún así, considera que “A Coruña es una privilegiada porque no hay tanto como en Miño”. Pese a esa ventaja competitiva, para la representante de la entidad colegial “no se va a volver a lo que teníamos antes”.
Yáñez resume lo que hay detrás de la reactivación. Más que el del crecimiento, está el hecho de que las entidades financieras “empiecen nuevas operaciones de préstamos a particulares y empresas”.

un buen negocio
Los bancos han llegado a llamar a las puertas de Aproinco y de distintos despachos de agentes de la propiedad inmobiliaria para ofrecer dinero a los clientes y a las empresas para plantear nuevas edificaciones. Con mayor “liquidez” en las cajas una vez superada “la situación”, las distintas sucursales se han dado cuenta de que “las hipotecas siguen siendo una de las mejores operaciones en cuestión de negocios porque vinculan a una familia entre 20 y 35 años”.
Si “hace seis meses no concedían nada”, el atractivo de tener más nóminas y seguros entre sus activos ha hecho que fluya el crédito. Eso sí, con mayores garantías que en el pasado.
“Mientras no drenaron parte del stock de sus viviendas no tenían especial interés en fomentar la competencia pero ahora ya vuelven al negocio tradicional”, concreta Yáñez.

La venta de viviendas inicia una tímida escalada por la mayor fluidez del crédito