La comunidad internacional rechaza el triunfo del chavismo en Venezuela

El jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, ayer en Caracas | EFE
|

El número de países que rechazan los resultados en las elecciones a la Asamblea Nacional celebradas este domingo en Venezuela crece a medida que la jornada poselectoral avanza y ya son casi medio centenar los que no reconocen el triunfo del chavismo.

En América, el bloque más grande que confirmó hasta el momento “desconocer” el resultado de la votación, lo constituyen 16 naciones que firmaron una declaración en la que denuncian la falta de “legitimidad”.

En el documento, firmado por Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Dominicana y Santa Lucía, se pidió además a la comunidad internacional unirse “al rechazo de estas elecciones fraudulentas”.

El texto se conoció luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) informara que la alianza oficialista venezolana del Gran Polo Patriótico (GPP) ganó con rotundidad las elecciones a las que fueron convocados cerca de 20,7 millones de venezolanos para elegir a 277 diputados entre unos 14.400 aspirantes, y que estuvieron marcadas por una masiva abstención.

De inmediato, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que con ese resultado su cargo queda ratificado pese a que en las polémicas votaciones no participó la oposición que representa Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como el mandatario interino del país petrolero.

Las voces de rechazo a lo ocurrido en Venezuela se alzaron desde distintos frentes. En Estados Unidos, el secretario de Estado, Mike Pompeo, pidió a sus aliados que sigan reconociendo como presidente interino a Guaidó después de la “farsa” de este domingo.

“Instamos a todos los países comprometidos con la democracia a que se unan a nosotros para condenar la farsa y apoyar la legítima Asamblea Nacional y al presidente interino en el futuro”, afirmó en un comunicado el jefe de la diplomacia estadounidense.

Según Pompeo, “esta farsa es solo un intento para instalar una Asamblea Nacional cómplice, un títere comprometido solo con Maduro, mientras se destruye la única institución democrática que quedaba en el país y que verdaderamente representa al pueblo venezolano”.

Por su parte, la Unión Europea pidió la celebración en Venezuela de elecciones legislativas y presidenciales “creíbles, inclusivas y transparentes”.

Los Veintisiete se negaron a reconocer el resultado de los comicios debido a que se hicieron sin “respeto al pluralismo político” y en un contexto de “descalificación y persecución de los líderes de la oposición”.

El alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, señaló que la UE no reconocerá a la nueva Asamblea Nacional cuando inicie su mandato el próximo 5 de enero.

En el mismo sentido se expresó el Gobierno del Reino Unido, mientras que los países vecinos trasladaron su preocupación por la crisis política, social y económica que vive Venezuela.

La comunidad internacional rechaza el triunfo del chavismo en Venezuela