Cameron advierte de que solo habrá un referéndum y no se renegociará con la UE

Britain's Prime Minister Davvid Cameron leaves 10 Downing Street to travel to the Houses of Parliament in central London, Britain, February 22 , 2016. Prime Minister David Cameron will try to sell his case for Britain remaining in the European Union to pa
|

El primer ministro británico, David Cameron, defendió ayer el acuerdo cerrado con la Unión Europea (UE) del pasado viernes y recalcó que únicamente habrá un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque, por lo que rechazó de este modo que un ‘no’ pueda servir para volver a negociar con Bruselas y forzar una nueva consulta.
En una intervención ante la Cámara de los Comunes, Cameron subrayó que el acuerdo supone un “cambio real” respecto a la relación que hasta ahora mantenía el Reino Unido con la UE y que los aspectos más beneficiosos no se aplicarían si los ciudadanos británicos votan por la salida el próximo 23 de junio. 
“Nuestro estatus especial significa que Reino Unido puede tener lo mejor de los dos mundos”, insistió el primer ministro durante su intervención.
En este sentido, advirtió de que la de junio es una “decisión vital” pero también “final” sobre el futuro del Reino Unido y desmontó la visión, dada a entender por el alcalde de Londres, Boris Johnson, de que un ‘no’ podría ayudar a negociar un mejor acuerdo con Bruselas.
“No me preocupa la ironía de que algunos que quieren votar aparentemente por salir quieren usar el voto para quedarse”, comentó, sin mencionar directamente a Johnson, quien ya ha anunciado que hará campaña por el “Brexit”.
“Tristemente conozco a varias parejas que han comenzado el proceso de divorcio pero no conozco a ninguna que haya comenzado el proceso de divorcio para renovar sus votos matrimoniales”, ironizó, recalcando que una segunda negociación con la UE “no está en la papeleta”.
Cameron explicó que si los británicos votan a favor de dejar la UE, él mismo iniciará el procedimiento contemplado por el Tratado de Lisboa para ello. Una vez que empiece, tras dos años, el Reino Unido abandonará la UE de forma automática, salvo que los demás estados miembros acepten ampliar el plazo.

Cameron advierte de que solo habrá un referéndum y no se renegociará con la UE