Cedidos con balance desigual

|

Un ascenso, tres descensos y una permanencia es el balance de los jugadores del Deportivo que jugaron cedidos en otros clubes del fútbol profesional esta temporada y que tienen contrato en vigor con el equipo coruñés después del próximo 30 de junio.

Buena nota
La nota positiva la protagonizaron dos defensas, Pablo Insua y Róber Suárez, que contribuyeron a que sus respectivos equipos, Leganés y Levante, consiguieran los objetivos con los que partían en la temporada 2016-17.

Regreso del arzuano
Insua, que ha afrontado su segunda temporada de cesión en el Leganés, ayudó al club madrileño a certificar la permanencia en Primera División tras haber ascendido a la máxima categoría el curso anterior.
El central oriundo de Arzúa,  que cuenta con más de 130 partidos oficiales en su hoja de servicio, entra dentro de los planes de Pepe Mel para el próximo curso. Insua tendrá sitio en una de las posiciones con más competencia de la escuadra herculina y competirá por un puesto en el centro de la zaga herculina. 
Una demarcación en la que tienen contrato Sidnei, Arribas y Albentosa. No tendrá que ‘pelear’ por la titularidad con Róber Suárez. El blanquiazul ha regresado a la élite con el Levante, con el que tuvo un papel principal en el ascenso de los granotas esta temporada en Segunda División.
El canterano del Deportivo, no obstante, continuará una temporada más como cedido en el Levante. Su caso es similar al de Pablo Insua cuando recaló en el Leganés. Es un futbolista de futuro, la entidad deportivista lo sabe, pero también quiere que se ‘foguee’ un año más, esta vez en la élite del fútbol español.

Malas experiencias
La satisfacción del objetivo conseguido que comparten Insua y Róber no la pueden compartir el resto de jugadores del Deportivo que fueron cedidos este curso a otros clubes del fútbol profesional.
En la máxima categoría, Oriol Riera, que anotó cuatro goles, no pudo certificar la continuidad del Osasuna en LaLiga y sufrió el descenso a Segunda División.
En su segunda etapa en el conjunto rojillo, el ariete tampoco gozó de la continuidad esperada y su futuro en el club blanquiazul es incierto.
Mientras, en la categoría de plata, Saúl García y Juan Domínguez confirmaron este fin de semana el descenso con el Mallorca, y Borja Valle tampoco consiguió el objetivo de la permanencia con el Elche. La continuidad de los tres en el Deportivo se antoja complicada debido a la competencia existente en sus puestos. l

Cedidos con balance desigual