Dos equipos y solo tres puntos

|

Hoy a las doce del mediodía, en el pabellón González Laxe, se celebrará el derbi gallego de la segunda vuelta de la OK Liga. Faltan solo diez partidos para el final de la competición y tanto el Cerceda como el Liceo necesitan los tres puntos. Pero, si no hay empate (que sería un mal resultado para ambos), solo uno de ellos conseguirá su objetivo.
Empezando por el equipo que mañana ejercerá de anfitrión, los hombres de Juan Copa, tras dos temporadas asegurando con solvencia la salvación (con dos premios extra, la clasificación para la Copa del Rey y para la CERS), en la presente están sufriendo más. Los puestos de descenso siguen acechando. Para huir de ellos, en las últimas jornadas han sido fundamentales los puntos logrados en el González Laxe.
Los cercedenses llevan cinco triunfos consecutivos en su pista (Alcoy, Voltregá, Lloret, Igualada y Vendrell), lo que da muestra que el González Laxe no es una cancha sencilla.
A domicilio las cosas no están saliendo tan bien, por lo que los puntos en casa están siendo más que vitales para los de Juan Copa.
Ahora llega uno de los fuertes, el Liceo. Los hombres de Carlos Gil hasta ahora solo han cedido ocho puntos a domicilio, los de las derrotas en Caldes y Reus y los del empate frente al Barcelona. Y, como precisamente los azulgrana asestaron un duro golpe (6-0) en la ida de cuartos en la Liga Europea, los verdiblancos no quieren perder también el tren de la competición doméstica. Ganar en el González Laxe será una necesidad para que los verdiblancos mantengan ñas opciones de título.
Los cercedenses también han sufrido recientemente un duro varapalo, con la derrota en Vic por un claro 11-0.
No dieron los de Juan Copa su imagen habitual de equipo sólido, pero tendrán que mejorar mucho en defensa para contrarrestar el potencial ofensivo que tiene el Liceo.
Hoy en el González Laxe habrá dos estilos bien diferentes frente a frente. La explosividad visitante frente a la contención local. En el duelo de la primera vuelta no hubo dudas sobre qué propuesta tuvo más éxito, ya que el Liceo ganó sin apuros (7-1) en Riazor.
Para esta mañana se espera un partido bien diferente. Y un encuentro en el que las dos aficiones podrán disfrutar de este derbi gallego que poco a poco se va consolidando como un clásico de la OK Liga.

Dos equipos y solo tres puntos