Turquía califica a Holanda de “fascista” y “nazi” tras el veto a la entrada de su titular de Exteriores

Un grupo de manifestantes se concentra en el consulado turco en Róterdam REUTERS/Yves Herman
|

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, tachó ayer de “fascistas” y “retales del Nazismo” a los integrantes del Gobierno holandés en respuesta a la negativa de las autoridades a permitir la entrada en el país del ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, quien tenía la intención de viajar a Róterdam para informar a la diáspora turca sobre el referéndum del próximo 16 de abril, donde la población votará sobre la ampliación de los poderes de Erdogan. El mitin fue suspendido por las autoridades holandesas.

Horas antes de partir, Cavusoglu advirtió de que Turquía podría imponer sanciones a Holanda si se le negaba la entrada en el país, como finalmente sucedió.

Las autoridades holandesas negaron el permiso de aterrizaje del avión de Cavusoglu.

“El Gobierno holandés ha decidido retirar los derechos de aterrizaje en Países Bajos a la aeronave del ministro de Asuntos Exteriores Cavusoglu”, informó el Gobierno en un comunicado oficial. El Gobierno subrayó que esta retirada se debe a motivos de “orden público y seguridad”, ya que se había hecho un llamamiento a la “participación masiva” en un acto público con Cavusoglu ayer en Róterdam.

Ante esta situación, las autoridades holandesas se pusieron en contacto con las turcas y les pidieron que trasladaran el acto a una ubicación más “privada” como la Embajada o algún consulado, pero “incluso antes de que concluyeran estas conversaciones, las autoridades turcas amenazaron públicamente con sanciones”. “Esto hace imposible la búsqueda de una solución razonable”, sostuvo el Gobierno holandés.

Reconoció que hay “muchos holandeses de origen turco con derecho a votar en el referéndum de la Constitución turca y el Gobierno holandés no tiene objeciones a que haya actos en nuestro país para informar al respecto, pero estos actos no deben suponer un incremento de la tensión en nuestra sociedad y cualquiera que quiera convocarlos deberá cumplir con las instrucciones de la autoridad competente para que se puedan garantizar el orden y la seguridad pública”.

Horas después, la Policía holandesa detuvo a la ministra turca de Familia, Betul Sayan Kaya, en la ciudad de Róterdam. Kaya viajaba en un convoy que llegó por carretera hasta el Consulado turco en la ciudad cuando fue detenida. Tras conocerse el veto al aterrizaje de Cavusoglu, Kaya puso rumbo a Róterdam desde Alemania por carretera.

Turquía califica a Holanda de “fascista” y “nazi” tras el veto a la entrada de su titular de Exteriores