El primer ministro ucraniano dice que la situación está descontrolada

KIV09 KIEV (UCRANIA) 02/12/2013.- Manifestantes construyen una barricada en la plaza de la independencia en Kiev (Ucrania) en la madrugada de hoy, lunes 2 de diciembre de 2013. Grupos de manifestantes se dirigieron hoy hacia la sede del Gobierno de Ucrani
|

El primer ministro ucraniano, Nikolai Azárov, advirtió ayer de que las protestas de los últimos días en Kiev a favor de una asociación con la Unión Europea han pasado de ser “multitudinaria” a estar “descontroladas” y tienen “todos los signos de un golpe de Estado”.
En una reunión con embajadores de la UE, EEUU y Canadá tras varios días de manifestaciones de opositores, que continuaron ayer en menor número, Azárov aseguró que “el Gobierno tiene información de que se está preparando el asalto al edificio del Parlamento”, según medios de prensa.
“Por un lado, no les quitamos la responsabilidad a las fuerzas de seguridad, pero, por otro, los políticos que se han sumado a estas acciones han radicalizado la situación”, aseguró el jefe del Gobierno.
El primer ministro denunció que los líderes opositores “dirigen a la gente a asaltar los edificios oficiales, a bloquear el trabajo de las instituciones y dan ultimátum” y subrayó que “esto tiene todos los signos de un golpe de Estado”.
Las acciones de protesta han pasado de ser “multitudinarias” a ser “descontroladas”, “o más bien dirigidas desde determinadas fuerzas políticas” que “tienen la ilusión de que se puede revertir el orden establecido”, alertó.
Por su parte, el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, pidió a manifestantes y fuerzas de seguridad que cumplan la ley y mantengan “un carácter pacífico” durante las protestas que se registran en todo el país.
Además, el mandatario ruso, Vladímir Putin, aseguró que las manifestaciones de la oposición en Kiev para exigir la dimisión de su presidente no son una revolución, sino un pogromo.
Putin cree que las acciones de protesta, motivadas según la oposición por la renuncia de Yanukóvich a firmar un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, “tienen poco que ver con las relaciones entre Ucrania y la UE”, y obedecen a intereses de quienes “quieren agitar los procesos políticos internos”. “Se trata de una acción bien planeada de antemano”, señaló. 

El primer ministro ucraniano dice que la situación está descontrolada