El corazón pide remontada

|



Todavía con el regusto de la dulce victoria ante Osasuna en el paladar, el RC Deportivo despedirá esta noche en Riazor (21.00) la competición oficial en 2016 con el partido de vuelta de dieciseisavos de Copa del Rey ante el Betis, en una contienda en el que los blanquiazules deben remontar el peligroso 1-0 en contra recibido en el Benito Villamarín.
Gaizka Garitano se enfrenta a un dilema personal. Poner toda la carne en el asador para intentar pasar de ronda en el trofeo que deparó el primer título oficial al Depor en 1995 o dejar el torneo del KO en un segundo plano para no saturar el calendario de enero de encuentros.
El preparador vasco tiene en mente ensamblar un once competitivo, con el que oponer resistencia a los de Víctor Sánchez del Amo, pero oxigenando a la plantilla con la entrada de jugadores que hasta la fecha dispusieron de la etiqueta de menos habituales.
Con el hándicap histórico de no haber levantado una eliminatoria desfavorable desde 1997, el Depor tiene la oportunidad de regalar a su parroquia un triunfo que prolongaría el estado de bienestar antes de las fiestas navideñas. El cuadro herculino ha encadenado cuatro grandes actuaciones (ante Málaga, Real Sociedad, Real Madrid y Osasuna) para distanciarse en cuatro puntos de la zona de descenso y aumentar la autoestima del vestuario de modo exponencial.
Aunque el míster no dejó constancia del once que alineará esta noche en las diversas probaturas tácticas efectuadas en los dos primeros entrenamientos semanales, todo apunta a que la alineación inicial estará configurada por Germán Lux bajo palos, con una defensa de cuatro en la que Arribas y Sidnei ejercerán de centrales, flanqueados por Luisinho en la banda izquierda y por el berciano Borja Valle reconvertido en el carril del ‘2’.
La manija de la formación coruñesa recaerá en dos mediocentros ‘autóctonos’, con Álex Bergantiños acompañando a Pedro Mosquera. Por delante del doble pivote el técnico apostará de nuevo por una línea de tres centrocampistas ofensivos, con Bruno Gama en la derecha, Marlos Moreno en la siniestra y Fayçal Fajr ejerciendo de enganche. La punta de lanza recaerá en el gallego Joselu, que en el Santiago Bernabéu ya evidenció de su condición de letal con un doblete espectacular.
El partido será un escaparate de oro para futbolistas que hasta la fecha no están teniendo demasiada presencia y que incluso podrían disputar sus últimos minutos con la elástica del RC Deportivo; el claro ejemplo de una copa con sabor a despedida se encarna en el holandés Ryan Babel, que salvo sorpresa no continuará en las filas del club de la Plaza de Pontevedra, puesto que su contrato expira el 31 de diciembre de 2016 y las negociaciones para su renovación también parecen lejanas en estos momentos.
El Betis, por su parte, se ha dejado en tierras sevillanas a dos baluartes como el meta Antonio Adán y el extremo Joaquín, así como también al joven central José Carlos, a Álex Martínez, Musonda, Fabián, Nahuel y Zozulia. Recupera a Sanabria.
El enfrentamiento de esta noche adoptará connotaciones especiales para el entrenador visitante, Víctor Sánchez del Amo, que hasta hace seis meses se encontraba al frente del timón de un Deportivo.
La fiel afición de Riazor será soberana en su recibimiento al entrenador madrileño.

El corazón pide remontada