El programa gallego de detección precoz del cáncer de mama descubrió desde 1992 más de 8.000 tumores

GRAF9984. ÁVILA , 19/10/2018.- Varias personas forman un lazo rosa desplegando paraguas de ese color con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, en un acto organizado por la Asociación Española contra el C&aacut
|

El Programa Galego de Detección Precoz do Cancro de Mama realizó desde 1992 hasta 2017 más de 2,3 millones de exploraciones y detectó, entre 1992 y 2015, casi 8.000 cánceres, de los que el 92% tenía un estado tumoral bajo y un 66% no tenía afectación ganglionar en el momento de su diagnóstico.
De ello informó la Consellería de Sanidade en un comunicado, en el que señala que gracias al programa, la mortalidad por cáncer de mama en mujeres gallegas que participan en los cribados descendió en más de un 20 por ciento respecto de lo previsto sin cribado, tal y como demuestra un estudio que se llevó a cabo con los datos de esta enfermedad entre los años 1980 y 012.
Según indicó la Xunta, en grupos cribados con una participación superior al 50%, el riesgo de morir por cáncer de mama se reduce en un 29%. Este efecto representa un impacto positivo del programa aunque no puede ser diferenciado totalmente de otros factores, como pueden ser las mejoras en el tratamiento del cáncer de mama.
Entre los años 1992 y 2016, se diagnosticaron 7.998 cánceres entre las pacientes remitidas al hospital para el estudio, lo que supone un valor predictivo positivo de 12,15% y una tasa de detección de 3,57 cánceres por 1.000 mujeres exploradas. En este periodo, se les recomendó una valoración clínica adicional al 2,91 por ciento de las mujeres exploradas. En el resto, se obtuvo un resultado normal de exploración.
La participación de las mujeres gallegas entre 1992 y 2017 fue del 78,79 por ciento. La participación del programa a partir del año 2006 es superior al 75 por ciento, siendo el objetivo de participación deseable establecido por las Guías Europeas de Garantía de Calidad en Cribado y Diagnóstico Mamográfico del 70%.
En España, cada año se diagnostican más de 26.000 nuevos casos de cáncer de mama; es el más común entre las mujeres y gracias a los avances científicos y el diagnóstico precoz la supervivencia aumentó hasta el 90%, pero el tumor deja en ellas importantes cicatrices, tanto físicas como psicológicas. La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética estima que en seis de cada 10 casos de cáncer de mama las afectadas pierden el pecho, lo que supone un impacto psicológico importantísimo para la mayoría de ellas.
Con el fin de reducir este impacto y evitar nuevas operaciones, aquellos hospitales que cuentan con cirugía reparadora (y siempre y cuando las características del tumor lo permitan) ofrecen a las pacientes someterse a una reconstrucción inmediata de la mama en la misma intervención en la que les realizan la mastectomía. El problema, según detalla la doctora Ainhoa Placer, vocal de comunicación de la Junta directiva de la Secpre, es que muchos hospitales no cuentan con esta especialidad médica, con lo que las mujeres deben esperar a ser derivadas a otro centro para llevar a cabo la reconstrucción mamaria en diferido. Por eso, de las 16.000 mujeres que cada año se someten a una mastectomía, solo 1.920 (el 12%) se reconstruyen el pecho de forma inmediata y unas 4.800 (el 30%) lo hacen después.
“Cirugía plástica es una especialidad que no tienen todos los hospitales y este servicio es necesario para que la reconstrucción sea inmediata”, señala Placer, quien lamenta que en los centros en los que no hay este tipo de cirujanos “hay algunas especialidades que se meten a hacer la reconstrucción”.

El programa gallego de detección precoz del cáncer de mama descubrió desde 1992 más de 8.000 tumores