La Xunta cifra en un 14% la bajada de la siniestralidad laboral en el año 2011

|

Administraciones, empresas y trabajadores están en el buen camino para reducir los accidentes laborales en Galicia. Así se deduce de las palabras del director xeral de Relacións Laborais, Odilo Martiñá, que sitúa la caída de la siniestralidad en un 14% en el inicio de 2012 respecto a los datos del año pasado. Martiñá –junto a la directora del Instituto galego de Seguridade e Saúde laboral (Issga), Adela Quinzá-Torroja– inauguró ayer una jornada sobre salud laboral para conmemorar el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo que se celebra hoy.

Martiñá, que también estuvo acompañado por el jefe de la sede coruñesa del Issga, Miguel Martínez, y la jefa del equipo de Medicina Laboral, Nieves Lorenzo, explicó ayer que en 2011 “a siniestralidade laboral experimentou unha baixada do 14% respecto aos accidentes do ano anterior”. Además, el representante de la Xunta insistió en que los accidentes mortales cayeron un 17%, lo que supone “un descenso sostido desde 2007”.

En este sentido, el responsable de Relacións Laborais de la Xunta insistió en que es preciso “continuar e avanzar” nesta liña positiva porque hay una base científica que indica que “a maioría dos accidentes son evitables”. En alusión a la actual crisis económica, Martiñá recalcó que los recortes “non deben afectar” a la seguridad porque “é un piar estrutural”. Así, aseguró que si se realizan políticas correctas se “reducen custos de absentismo e aumenta a produtividade dos traballadores”, entre otros beneficios de apostar por la prevención.

 

Motivos > Antes de dar por inauguradas las jornadas, también aludió al motivo elegido para este año por la Organización Internacional del Trabajo, que se centra en promocionar la seguridad en aquellos trabajos tecnológicos y sostenibles con el medio natural: “Hay que integrar os ámbitos da seguridade e a sostenibilidade”.

En una entrevista previa la propia directora del Issga, Adela Quinzá-Torroja, recalcó que “la sostenibilidad tiene que ir muy unida a la seguridad y, por lo tanto, no puede haber ningún trabajo que no sea seguro aunque sea muy respetuoso con el medio ambiente”. Quinzá-Torroja se refirió por ejemplo a empleos relacionados con los eólicos.

Además, la jornada gallega se ligó también a la “insuficiencia de investigación” en el ámbito de la prevención. De hecho, la estrategia gallega, dijo, “es mejorar el conocimiento y la investigación tanto den seguridad como en salud”. Uno de los objetivos del cursillo impartido ayer por reputados profesionales fue analizar herramientas para detectar enfermedades laborales.

 

La Xunta cifra en un 14% la bajada de la siniestralidad laboral en el año 2011