El intérprete de signos del funeral de Mandela asegura que sufrió un ataque esquizofrénico

Obama pronuncia su discurso en la ceremonia en recuerdo de Mandela al lado del intérprete de signos efe
|

El intérprete de lenguaje de signos que tradujo las intervenciones de los jefes de Estado durante el servicio religioso de Nelson Mandela, al que la Federación de Sordos de Sudáfrica acusó de ser “falso”, alegó ayer que sufrió un episodio esquizofrénico que le distrajo en el acto.
Thamsanqa Jantjie, de 34 años, señaló que, de repente, empezó a escuchar voces en su mente y a tener alucinaciones, lo que le hizo perder la concentración el pasado martes en el estrado del estadio FNB de Johannesburgo, abarrotado por miles de personas. De esa manera, Jantjie admitió que sus gestos no tenían ya ningún sentido. “No podía hacer nada. Estaba solo en una situación muy peligrosa. Intenté controlarme y no mostrar al mundo lo que pasaba. Lo siento mucho”, afirmó el intérprete.
“La vida –lamentó– es injusta. Esta enfermedad es injusta. Quien no entienda esta enfermedad pensará que me lo estoy inventando”.
Su empresa, SA Interpreters, comunicó a Jantjie el pasado lunes, un día antes de la ceremonia religiosa, que haría labores de traducción en el histórico evento, una responsabilidad que enorgulleció al joven. La empresa iba a pagarle unos 60 euros) por esa jornada de trabajo.
Mientras, tras la famosa autofoto protagonizada por la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, su homólogo británico, David Cameron, y el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, la mandataria de Dinamarca se defendió ante las preguntas de la prensa afirmado: “Los líderes también somos personas corrientes que se divierten. El ambiente acabó siendo optimista y nos hicimos la foto”, según “El País”.
Por otro lado, los ciudadanos de Pretoria se reunieron ayer para seguir el velatorio de Nelson Mandela a través de pantallas gigantes instaladas frente al Palacio de Justicia donde el expresidente pronunció en 1961 el discurso que le condenaría a pasar 27 años de cárcel.
El presidente de Cuba, Raúl Castro, fue uno de los que visitaron la capilla ardiente donde están los restos de Mandela.

El intérprete de signos del funeral de Mandela asegura que sufrió un ataque esquizofrénico