Médicos y enfermeros, en bloque contra Sanidad por falta de diálogo durante la pandemia

Un sanitario se desinfecta en Canarias | Ángel Medina
|

Los médicos y enfermeros se unieron ayer en bloque para manifestar su preocupación por la “falta de interés” del Ministerio de  Sanidad por propiciar diálogo y acuerdos en cuanto a las condiciones en que desarrollan su labor profesional en los actuales momentos de pandemia.

El Foro Profesional, integrado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cdcom); el Consejo General de Enfermería (CGE); la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), y el Sindicato de Enfermería (Satse) se manifestó así durante la reunión que mantuvo para abordar la “difícil situación” a la que se está enfrentando el sistema sanitario ante el virus.

Estos profesionales sanitarios, según argumentan en un comunicado, consideran trascendental el desarrollo de este órgano de interlocución en los actuales momentos y lamentan la falta de búsqueda de diálogo y acuerdo del ministro de Sanidad, Salvador Illa, con sus representantes.

Asimismo, le recuerdan a al ministro que ya en febrero le pidieron que impulsase el funcionamiento de este foro, al que consideran un óptimo órgano de interlocución, y en septiembre se lo reiteraron por carta.

Las organizaciones que integran el Foro Profesional entienden que resulta “inaplazable” reorientar la política en materia de recursos humanos dentro del Sistema Nacional de Salud y reprochan a Sanidad que no haya mostrado “un interés prioritario” por lograr este objetivo.

Además, le muestran además su “gran malestar” por no haber contado con ellos para el decreto por el que se reforzará el personal sanitario y que aprobó el pasado Consejo de Ministros.

Por otro lado, desde que el Consejo de Ministros aprobara el pasado martes el real decreto que permite contratar sanitarios con el grado, licenciatura o diplomatura correspondiente pero sin título de especialista reconocido, son varias ya las sociedades médicas y sindicatos que se posicionaron en contra del texto.  

El real decreto, que entró ayer en vigor, permite a las comunidades autónomas contratar médicos extracomunitarios o licenciados que no hayan conseguido plaza en la pasada convocatoria de MIR, lo que supondría unos 10.000 profesionales para aliviar la sobrecarga de la Sanidad Pública, según argumentó el Ejecutivo.

El texto también contempla el traslado de especialistas hospitalarios a Atención Primaria y precisamente los profesionales de este servicio consideran que la solución del Gobierno para reforzar el sistema ante la pandemia es “apresurada a una falta de previsión denunciada” que desde hace años denuncia el colectivo.

Ni se han previsto tasas de reposición, ni ejecutado mejoras en dotaciones de Salud Pública y tampoco se tomaron medidas para hacer frente a los futuros escenarios epidemiológicos, según el Foro de la Foro de Médicos de Atención Primaria, que también critica que contratar sanitarios sin título de especialista puede transmitir la idea de que “la especialización de nuestros médicos es un instrumento inútil”.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom) manifestó también su “total oposición” y lamentó “una vez más” que no se haya tenido en cuenta la opinión de los profesionales y no se les haya informado antes de aprobar esta norma.

Por su parte, CCOO mostró su oposición porque permitirá contratos precarios y mano de obra barata y, además, no se debatió en el Ámbito de Negociación del Sistema Nacional de Salud.

Médicos y enfermeros, en bloque contra Sanidad por falta de diálogo durante la pandemia