El Gobierno y los rebeldes acuerdan que se realice una nueva evacuación en Alepo

Dos personas caminan entre las ruinas de la ciudad de Alepo reuters/ OMAR SANADIKI
|

El Gobierno y los rebeldes sirios anunciaron ayer un nuevo acuerdo para completar la evacuación de la zona este de Alepo, antiguos territorios controlados por los rebeldes, a cambio de permitir también la salida de civiles y combatientes de otras cuatro localidades sitiadas.
El comandante rebelde Al Farouk Abu Bakr contó que el acuerdo contempla la evacuación de las localidades de Foua y Kefraya, cercadas por los rebeldes, y de Madaya y Zabadani, asediadas por las tropas “assadistas”.
Abu Bakr confió en el éxito del nuevo acuerdo porque, mientras que el anterior fue negociado por las milicias pro gubernamentales presentes en Alepo, este cuenta “con garantías internacionales” para que las violaciones precedentes no se repitan.
El partido-milicia chií libanés Hezbolá –que combate junto al régimen sirio– indicó que los autobuses en los que se desalojará a la población civil atrapada en Foua y Kefraya, unas 4.000 personas, han salido ya de Alepo.
El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos –con sede en Londres pero una gran red de informantes sobre el terreno– confirmó esta información y añadió que también han comenzado los preparativos para evacuar Madaya.
Sin embargo, el Observatorio denunció nuevos problemas en Alepo. Al parecer, grupos armados afines al Gobierno atacaron un convoy e insultaron a los civiles que viajaban en él, tras lo cual se desató un enfrentamiento que se saldó con dos combatientes muertos.
Por otra parte, Rusia valoró los esfuerzos negociadores entre el Gobierno y los rebeldes sobre Alepo, que han estado facilitados por Moscú y Ankara, y rechazó la celebración de nuevas conferencias internacionales en “acogedoras capitales occidentales” para hablar de la paz en Siria, reafirmando así su papel como potencia emergente en Oriente Próximo.
El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, destacó que “el operativo del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria no solo consistió en salvar la vida a casi 10.000 sirios –mediante el anterior acuerdo de evacuación al que llegaron el miércoles–, sino que también brindó la posibilidad de entablar el cese de las hostilidades en otras regiones”, en alusión a las otras cuatro localidades sitiadas.
Konashenkov enfatizó que, en el caso de Alepo oriental, ha permitido “separar a la llamada oposición moderada de los radicales irreconciliables, es decir, hacer lo que los socios estadounidenses consideraron imposible durante todo este año”.
Para el portavoz ruso, esto demuestra que es “inútil” tratar de sustituir los contactos directos por observadores internacionales en Alepo o reuniones en “acogedoras capitales occidentales” entre “representantes de altos comités”. “Cuanto antes lo comprendan en París, Londres y Washington, más pronto llega la paz”, dijo Konashenkov.

El Gobierno y los rebeldes acuerdan que se realice una nueva evacuación en Alepo