Un ‘déjà-vu’ electoral

13 diciembre 2013 Fútbol Segunda División El presidente del Deportivo, Augusto César Lendoiro, presentó su candidatura
|

ALBERTO TORRES
A CORUÑA

El fútbol, la historia, la vida, tiene sus ciclos y unas ‘repeticiones’ tan exactas que parecen sacadas del guión de una novela. En la historia reciente del Deportivo y del presidente más laureado de todos los tiempos, Augusto César Lendoiro, hay un ‘déjà-vu’ que no deja de ser curioso. Para ello basta con acudir a las hemerotecas, buscar las páginas de los periódicos de hace 25 años y ponerse a leer las declaraciones de los personajes más relevantes del momento. Y en aquel momento, como ahora, uno de esos personajes, era Lendoiro.
El Ideal Gallego publicaba en junio de 1988 unas declaraciones del presidente blanquiazul antes de ‘aterrizar’ en el Deportivo que bien pueden decir (de hecho dicen) los candidatos a la presidencia actual.
Lendoiro revisaba, durante tres horas, las cuentas del club con varios directivos salientes. Lo hacía en calidad de socio antes de dar el paso para capitanear la nave. Después de esta reunión en la sede de la entidad coruñesa hablaba con los periodistas. Dice el diario de ese día:
‘Las primeras palabras de Lendoiro a los periodistas no pudieron ser más desalentadoras: “Lo más suave que encuentro para definirlo es que el club está en una situación penosísima, lamentable, que tiene que conocer toda La Coruña y definirse si quiere o no contar con un equipo de la solera del Deportivo”. Preguntado por si su primera paso en caso de acceder a la presidencia sería el de dar toda la transparencia a las cuentas y mostrárselas a la ciudad, Lendoiro respondió: “Por supuesto, La Coruña, todos los coruñeses, tienen que conocer la auténtica situación del club, que es crítica. Lo contrario sería seguir con el engaño y eso no va conmigo”.  “Sería una cobardía arrojar la toalla ahora. Tan metido en campaña no podría volverme atrás”, dijo Lendoiro’.
El párrafo tiene miga, son declaraciones que bien podría pronunciar (y seguro que lo hará) el que sea nuevo presidente del Deportivo dentro de unos días. En cuanto a las últimas valoraciones de Lendoiro, de no arrojar la toalla y no volverse atrás, la situación actual no es la misma, con 25 años más y con un cambio de mentalidad de los accionistas mostrado en la asamblea de la pasada semana, más que retirarse de la carrera es asumir, como el propio presidente comentó en su despedida, que el deportivismo pide un relevo. Las hemerotecas hablan, desde el pasado, del inicio de un nuevo ciclo en el Depor que tienen unos parecidos ciertamente curiosos. Fútbol, historia y vida. n

Un ‘déjà-vu’ electoral