El concejal de Burgos reconoce que su factura de teléfono es “desorbitada”

|

El concejal de nuevas tecnologías del Ayuntamiento de Burgos, Eduardo Villanueva (PP), reconoció en su cuenta de Twitter que generó “facturas desorbitadas” en una tarjeta de datos de telefonía municipal, aunque aseguró que esos gastos no son “de usos improcedentes”.

En otro de sus mensajes en la red social aseguró que el consumo que realizó entre abril y mayo de 2011, facturado mediante una tarifa plana corriente no habría generado ningún tipo de controversia.

Sin embargo, la investigación que se abrió por encargo del propio alcalde de Burgos, Javier Lacalle (PP), parte de una facturación que suma más de 200.000 euros.

El voto en contra de los concejales del PP, que tiene mayoría absoluta en el Ayuntamiento, impidió la creación de una comisión de investigación para aclarar la posible responsabilidad del concejal. Centenares de personas se concentraron ayer para pedir su dimisión. n

El concejal de Burgos reconoce que su factura de teléfono es “desorbitada”