El cielo da una tregua en Todos los Santos para que la Feira de Betanzos sea un éxito

|

La Feira de Santos combina la expansión de otros tiempos con las actitudes y estéticas de 2016. La del 1 de Noviembre es una de las más importantes del año, la que asciende hasta lo más alto la castaña, de la comarca, de El Bierzo o de la Terra Chá. Los vendedores tratan de recuperar un concepto de mercado olvidado y, aunque no son las aglomeraciones ni las ventas de otras épocas, siguen siendo muchos los que, para estrenar el mes, eligen Betanzos. En concreto, una cita, la del primer día de cada mes, que se celebró por primera vez 1341.
La borrasca desafía Todos los Santos y, aunque a ratos, la lluvia desmoraliza a los visitantes que, entre el café de las 11.00 y la ración de pulpo de las13.30, se excusan en un cambio de hábitos para concluir que ni los visitantes son tantos ni las castañas seducen como antes “porque aos máis novos non lles van”, comenta una compradora de Ferrol.
“Bendito sexa o mes que empeza por Santos e acaba por santo Andrés”. Porque noviembre es el único con tres ferias en O Campo. La primera es siempre la de los atascos, y la última –que se adelanta un día para celebrarse el 30– la de los despistes, los lamentos y el estribillo: “Non me lembrei onte do san Andrés...”
La castaña solo está dispuesta a compartir protagonismo en la primera, y lo hace, como no podía ser de otro modo, con las flores del Día de Difuntos. “Las blancas y las amarillas son las que mejor vendemos, pero es que son las típicas y las encargan”, explica una de las vendedoras apostadas en A Porta Vila.

COMPRADORES Y CURIOSOS
La Feira de Santos, después de regatear durante toda la mañana con las nubes, se despide con miles de visitantes –menos compradores y más curiosos– familias enteras que escogen la ciudad betanceira para despedir el puente y que a mediodía se traducen en una García Irmáns intransitable para los peatones y una Magdalena tomada por los coches que salen, o aún intentan acceder al centro de Betanzos.
Aunque los cambios en las costumbres, en los sistemas productivos y mercantiles han llevado a muchos a plantear la oportunidad de alguna modificación en el calendario de ferias y mercados, Santos pone de manifiesto que, como el Primeiro de Maio, sigue siendo un revulsivo para la economía del área de Betanzos.
Entre quienes acudieron a la cita, los voluntarios de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). La organización realizó su cuestación anual en el municipio brigantino, siendo más de un centenar los que no dudaron en sumarse a la iniciativa, recorrer las calles con las huchas y recibir las aportaciones de las miles de personas que se acercaron hasta las mesas petitorias instaladas en el entorno de la plaza de García Irmáns y A Ponte Vella.

El cielo da una tregua en Todos los Santos para que la Feira de Betanzos sea un éxito