Final ante una Croacia herida

GRAF8199. LAS ROZAS (ESPAÑA), 14/11/2018.-Los jugadores de la selección española Francisco Alarcón (i) y Iago Aspas (c), durante el entrenamiento de la selección española en la ciudad del Fútbol de Las Roza
|

La selección española depende de sí misma en Zagreb, donde encara un gran duelo ante la subcampeona del mundo, Croacia, herida en el orgullo tras el 6-0 de la ida, con el objetivo de levantarse del golpe recibido por Inglaterra y certificar con un triunfo el pase a la fase final de la Liga de las Naciones.

El inmaculado camino con Luis Enrique como seleccionador tuvo su primer tropiezo en una primera parte para el olvido ante Inglaterra, que acabó provocando la primera derrota y el escenario de jugarse todo en casa de la subcampeona del mundo, con un
ambiente intimidador en Zagreb.

Los graves errores defensivos cometidos y la imagen alejada del deseo de ‘Lucho’, y de lo mostrado hasta el momento en los tres partidos que dirigió, han provocado una revolución del técnico asturiano. Lo ocurrido el 15 de octubre cambiará la cara del once titular de una España que si gana accede a la fase final; empatando dependería de que Inglaterra no gane a Croacia en la última jornada y perdiendo sus remotas opciones pasarían por un empate en Wembley.

Con David de Gea en la portería, los cambios en masa llegarán en una defensa a la que regresa cuatro meses después Jordi Alba. Se lo ha ganado a pulso con su rendimiento para hacer cambiar de opinión a Luis Enrique, que lo incluyó en el grupo de jugadores que se despedían de la selección tras el último Mundial. Se adueña de un lateral izquierdo en el que se probó a Marcos Alonso y parece quedarse Gayá.

La ausencia de Carvajal en el derecho es un problema. Jonny sigue en la lista, pero tiene más opciones de jugar Azpilicueta o Sergi Roberto.

El adiós de Gerard Piqué ha provocado un ‘casting’ de centrales. En Zagreb todo apunta a que será el turno de Íñigo Martínez junto a Sergio Ramos.

A la ausencia por lesión de Carvajal se suma la de Thiago en el centro del campo. El seleccionador puede apostar por la contención, probando juntos a Sergio Busquets y Rodri, o por buscar la posesión con la presencia de Ceballos o Sergi Roberto en el medio. Saúl, goleador con el nuevo técnico, tiene el puesto asegurado.

En ataque el abanico de posibilidades pasan por el regreso de la mejor versión de Isco, que busca reivindicarse con España sin oportunidad de hacerlo con Santi Solari en el Real Madrid. Suplente en los cuatro partidos y con minutos en tan solo dos partidos que no ayudan a coger el ritmo que le falta tras volver antes de tiempo por ayudar a su club, de la recuperación de una operación de apendicitis. Parece intocable para Luis Enrique que lo acompañaría Rodrigo y puede premiar el momento goleador de Álvaro Morata en punta.

Final ante una Croacia herida