Un ataque masivo en Homs frustra las negociaciones para la paz en Siria

UN Special Envoy for Syria Staffan de Mistura (R) attends a meeting of Intra-Syria peace talks with Syrian government delegation at Palais des Nations in Geneva, Switzerland, February 25, 2017. REUTERS/Pierre Albouy
|

Hasta seis terroristas suicidas desencadenaron ayer un ataque masivo contra las sedes de la Inteligencia siria en Homs, en una cadena de atentados que costó las vidas de 42 personas, entre ellas las del jefe de la sección local de Inteligencia, el coronel Hasán Dabul, y el jefe de la división en Homs de las Fuerzas de Seguridad del Estado, el coronel Darwish, según medios oficiales.

Ante este nuevo ataque contra a las fuerzas gubernamentales, el negociador jefe del Gobierno sirio, Bashar al Jaafari, exigió a la oposición siria una condena como condición previa para sentarse a negociar con la oposición en Ginebra. De lo contrario, serán considerados terroristas.
“Si alguno rechaza condenar este atentado terrorista, entonces será cómplice del terrorismo y le trataremos de forma apropiada”, añadió Al Jaafari.

Posteriormente, la delegación de la oposición al régimen de Bashar al Assad en Ginebra condenó el atentado de Homs, pero acusó al Gobierno de utilizar este ataque para dificultar las negociaciones de paz.

“Condenamos todos los actos terroristas perpetrados por todos los grupos terroristas. Si la operación de Homs ha sido obra de cualquiera de ellos, está claro lo que digo”, apuntó ayer el negociador jefe de la oposición, Nasr al Hariri, en declaraciones a la prensa. “Solo quieren mantenerse en el poder. El régimen está intentando bloquear las negociaciones”, añadió, al tiempo que aseguró que su delegación no tiene intención de retirarse de las negociaciones.

Sin embargo, otro representante opositor, el coronel Fateh Hassoun, insinuó que las fuerzas gubernamentales estarían tras el ataque de Homs.  

INTENTAn "ARRINARLO todo"
Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan De Mistura, advirtió de que el atentado suicida múltiple que costó las vidas de al menos 42 personas en la ciudad de Homs tiene por objetivo hacer descarrilar las conversaciones de paz en Ginebra. “Cada vez que negociamos cada vez que hablamos, siempre hay alguien que intenta arruinarlo todo”, lamentó De Mistura antes de reunirse con la delegación del Gobierno sirio desplazada en Suiza.
De Mistura expresó su confianza en que estos atentados no afectarán la nueva ronda de diálogo que comenzó el jueves en la ciudad suiza “pero está claro que los aguafiestas eran de esperar”, reconoció Misura.

En los mismos términos se expresó su interlocutor, el negociador sirio Bashar al Jafari, para quien “las explosiones terroristas de Homs son un mensaje dirigido hacia Ginebra por quienes patrocinan el terrorismo”. “Mensaje recibido: este crimen no pasará desapercibido”, declaró.

La cifra de fallecidos en el ataque de Homs fue proporcionada por la red de activistas del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, mientras que la agencia oficial de noticias siria, Sana, mantiene el balance en 32 muertos y 24 heridos, aunque no descarta que el número de muertos debido a la metralla aumente.

Un ataque masivo en Homs frustra las negociaciones para la paz en Siria