“La apertura de la Tercera Ronda ha tenido un efecto positivo en el centro”

|

Este sábado se cumplirá un año de la apertura al público de Marineda City. El macrocomplejo comercial y de ocio de A Grela celebrará su aniversario después de haber superado los quince millones de visitantes en su primer año de vida. Según su gerente, Miguel del Río, el éxito de esta miniciudad dentro de la ciudad no es casualidad, sino que se fruto de un intenso trabajo del que se siente satisfecho. Cree que las instalaciones han cumplido con las expectativas de los clientes, que se desplazan hasta A Coruña procedentes de toda Galicia, Castilla-León, Asturias o Portugal. Hasta la actriz Natalia Verbeke o el hijo de Isabel Pantoja, Kiko Rivera, no pudieron resistirse a darse una vuelta por las tres plantas de un centro comercial, en el que se invirtieron 450 millones de euros y que sigue esperando a que se complete la Tercera Ronda.

—¿El complejo ha cumplido sus objetivos?

—Sí. Uno de nuestros objetivos era que se reconociese como un referente comercial de Galicia y eso se ha conseguido, por lo que estamos muy contentos. También se ha convertido en un punto de encuentro. El balance del primer año es muy positivo, con mucho trabajo. Lo que estábamos buscando era que todo el cliente que viniese pasase el mayor tiempo posible, y eso lo hemos logrado.

—Abrió con el 94% de las superficie comercializada, ¿está ya al 100%?

—Está al 95%, que para los tiempos que corren es un éxito rotundo.

—¿Qué falta para estar al completo?

—Ese 5% que falta hace referencia a diversos locales de varios tamaños. En la apertura hubo un cierre, que fue PC City, comunicado ya desde el principio porque la cadena tenía pensado retirarse de España, y nos afectó porque ahí perdimos un local de mil metros. Pero estamos negociando con marcas para incorporarse al proyecto y, de hecho, a lo largo de este año ya se han incorporado 27 rótulos nuevos al complejo.

—¿Negocian con nuevas multinacionales?

—Hay de todo. Nosotros tenemos mucho comercio local, un 25% de nuestros rótulos son negocios locales. Así que estamos negociando de todo: marcas de un perfil más nacional e internacional y comercio local, que para nosotros es muy importante. A veces vemos al centro comercial como esa masa de comercios internacionales y yo creo que está un poco lejos de lo que realmente es.

—Los comerciantes coruñeses auguraban la ruina de los negocios de barrio con la llegada de Marineda City. ¿Cree que se han cumplido sus pronósticos?

—No lo sé, yo en ese sentido soy muy pacífico, no me gusta la confrontación con el comercio local. Entiendo su preocupación, pero nosotros tenemos comercio local y hablamos con comerciantes locales. Creo que el comercio local está haciendo bien las cosas y aprovecha sus armas: estar en el centro de la ciudad, a un minuto de cualquier persona que vive en A Coruña.

—¿Le asusta la situación que está viviendo su competencia: Espacio Coruña (en concurso de acreedores) y Dolce Vita (con cierre de negocios)?

—No nos da miedo porque al final nosotros miramos por Marineda City y, con todos los respetos, no miramos al resto. Tenemos que hacer nuestro trabajo, y lo estamos haciendo bien. Nos debería dar miedo si las cosas las estuviésemos haciendo mal. Pero creo que este año hemos demostrado que la situación es complicada para todos, pero nosotros la hemos sabido afrontar de una manera positiva.

—¿Se ha notado la apertura del tramo urbano de la Tercera Ronda?

—Sí, se nota, ha tenido un efecto positivo. El complejo necesita a su alrededor una infraestructura adecuada porque somos un punto de referencia de mucha gente en momentos determinados. Se notó ya con la apertura del tramo hasta Riazor. Ahora puedes venir desde Los Rosales hasta Marineda en tres minutos, y dentro de poco se podrá circunvalar toda la ciudad por la ronda. Al final esto es muy beneficioso para todos.

—¿Cómo es la relación con la Xunta y el Ayuntamiento?

—La relación con las administraciones es excelente.

—Superaron los quince millones de visitantes en el primer año. ¿Cuál fue el pico más alto?

—El sábado 7, el primer día de rebajas después de Reyes. Rozamos las 100.000 personas.

—¿Cuánto cuesta mantener abierto el complejo?

—Tenemos un presupuesto que manejamos todos los años de millones de euros. No son cien ni diez millones. Es el presupuesto que se necesita para hacer campañas de marketing, mantener el centro comercial limpio y seguro, pagar la luz, el agua... Eso podría ser lo que costase, pero hay más factores a tener en cuenta.

—Superado el primer año, ¿cuál es el proyecto más inmediato que tiene en mente?

—El proyecto más inmediato es el aniversario. Estamos todos supermotivados con el cumpleaños. Venimos desarrollando una serie de actividades, y el 14 será el día grande. Vamos a soplar las velas y tenemos un concierto a las diez de la noche con Soraya. Repartiremos 400 kilos de tarta entre los clientes, lo que supone unas 7.000 y pico raciones.

“La apertura de la Tercera Ronda ha tenido un efecto positivo en el centro”