Lorenzo acalla las críticas

El mallorquín hizo una de sus carreras perfectas, aquellas que le permiten, por el ritmo que tiene, dominar la misma desde la primera hasta la última vuelta | CLAUDIO GIOVANNINI
|

El español Jorge Lorenzo dio a Ducati su primera victoria al vencer el Gran Premio de Italia de MotoGP que se disputó en el circuito de Mugello, un triunfo con el que acalló de golpe las críticas sobre su rendimiento con la moto italiana, que habían ido creciendo en las últimas semanas.
El piloto de Ducati reivindicó su condición y consiguió ganar el primer gran premio con Ducati en la vigésimo cuarta carrera con dicha escudería, algo que Valentino Rossi no consiguió nunca. El balear hizo una de sus carreras perfectas, aquellas que le permiten, por el ritmo que tiene, dominar la misma desde la primera hasta la última vuelta, y no falló y con un paso por vuelta constante se distanció de todos sus rivales para ganar con más de seis segundos de ventaja sobre su compañero de equipo Andrea Dovizioso. Junto a ambos en el podio acabó tercero Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), mientras que Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), se quedó fuera de los puntos al sufrir una caída en la quinta vuelta, cuando era segundo, y regresar a la pista para acabar decimosexto.

Jorge Lorenzo no defraudó a ninguno de sus seguidores y como auténtico especialista que es en las salidas consiguió ponerse al frente de la prueba por delante de Valentino Rossi, el autor del mejor tiempo de entrenamientos, mientras que Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) salió con fuerza y al llegar a final de recta se coló un poco e intentó recuperar la plaza tras tocarse con el italiano Danilo Petrucci (Ducati Desmosedici GP18).

Ahí comenzó a fraguarse la victoria de Jorge Lorenzo, que no pudo ver cómo por detrás su compañero de equipo intentaba darle caza y, cuando se percató de que el riesgo era grande, decidió conformarse con la segunda posición.
Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V) protagonizó el peor de sus resultados desde que llegó a la categoría de MotoGP ya que se fue al suelo sin completar el primer giro al verse involucrado en un accidente junto al japonés Takaaki Nakagami (Honda RC 213 V).

Jorge Lorenzo se mantuvo firme al frente de la prueba, sin problemas físicos como en anteriores carreras en sus brazos, gracias al apéndice que sus ingenieros colocaron en la parte trasera del depósito de combustible de la Ducati para poder apoyar mejor el cuerpo y las piernas en las curvas y así se consolidó su primer triunfo con Ducati.
Tras él, su compañero de equipo Andrea Dovizioso, con Valentino Rossi peleando con varios pilotos por una tercera posición que al final se adjudicó en propiedad a pesar de los intentos de sus compatriotas Danilo Petrucci (Ducati Desmosedici GP18), primero, y Andrea Iannone (Suzuki GSX RR), después.

Lorenzo acalla las críticas