Un estudio liga el color rojo de las estalagmitas al cambio climático

GRAFCAV4949. MUNDAKA (BIZKAIA), 27/04/2020.- La Sala Roja, dentro de la cueva de Goikoetxe, en plena reserva vizcaína del Urdabai, donde se ha realizado el estudio de las estalagmitas realizado por la UPV en la que establece la causa del enigm&aacu
|

Un estudio de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha descubierto que el color rojo de las estalagmitas sirve de registro orientador para determinar cambios paleoclimáticos y como posible indicador para reconstruir la evolución de la costa cantábrica entre hace 7.000 y 5.000 años mediante el análisis de la composición de esos sedimentos dentro de la Cueva de Goikoetxe, localizada en la Reserva de la Biofera de Urdaibai (Bizkaia).

La investigadora del departamento de Mineralogía y Petrología de la UPV/EHU, y principal autora de este trabajo, Virginia Martínez Pillado, señala que “hasta ahora, se desconocía que este color rojo pudiese indicar unos cambios climáticos o pudiese servir de registro para determinar cambios climáticos por sí mismo”.

Sin embargo, el análisis de las estalagmitas de Goikoetxe “su color rojo se debe a la presencia de sustancias orgánicas derivadas de la descomposición de la cobertura vegetal en los suelos situados encima de la cavidad”, lo que ha permitido establecer que la causa del enigmático color rojo de las estalagmitas de la cueva, localizada en la Reserva de la Biofera de Urdaibai, se deben a que “en toda la zona de la cornisa cantábrica, existe mucha precipitación y vegetación, por lo que se crea una gran cobertura vegetal encima de la cavidad”.

En ese sentido, “cuando dicha vegetación se degrada estas sustancias orgánicas, fundamentalmente ácidos húmicos y fúlvicos, son arrastradas al interior de la cueva por el agua de la lluvia, y tiñen de rojo los espeleotemas, al incorporarse a la red de la calcita que los forma”, explica Martínez Pillado en un comunicado.

 

Sustancias vegetales

Generalmente el color rojo, tanto en muestras geológicas como arqueológicas, suele deberse a la presencia de distintos óxidos de hierro, que tiñen de manera muy intensa minerales y rocas. Sin embargo, “los estudios llevados a cabo en este trabajo y publicado en la revista Quaternary International, han demostrado que, en el caso de las estalagmitas de la Cueva de Goikoetxe, el color rojo se debe a la presencia de sustancias orgánicas derivadas de la descomposición de esa cobertura vegetal de los suelos situados encima de la cavidad”.

Los autores del estudio han combinado diferentes técnicas de análisis sobre varias estalagmitas de diferentes coloraciones y para la realización de los análisis se han utilizado dos técnicas espectroscópicas que sirven para la identificación de diferentes tipos de moléculas y compuestos, y que han sido las que han determinado la presencia de compuestos orgánicos derivados de la degradación de materia vegetal en el interior de las estalagmitas”, apunta la investigadora.

Además, han realizado fotografías mediante luz ultravioleta a las mismas estalagmitas, y la respuesta de la calcita frente a la radiación ultravioleta ha mostrado ser cíclica. Es decir, “dentro de las estalagmitas rojas, únicamente en las rojas han aparecido ciertos ciclos en los que hay mayor y menor incorporación de las substancias orgánicas; en los momentos que hay mayor incorporación orgánica parece ser que hay una cobertura vegetal muchísimo más densa”, añade.

El equipo de investigadores ha determinado que eso se debe, a que, en esta zona, “probablemente hay una mayor cantidad de precipitaciones, aunque esto es algo que aún habría que estudiar más en profundidad”, remarca Martínez Pillado.

Un estudio liga el color rojo de las estalagmitas al cambio climático