Los destinos de nieve dificultarán que haya alta ocupación en Semana Santa

Los datos de pernoctaciones en lo que va de año siguen la línea marcada a principios de 2015 quintana
|

El verano será el que marque la mayor ocupación del año en los hoteles de la ciudad después de la celebración extraordinaria de la Copa del Rey de Baloncesto. El sector asegura que en Semana Santa será muy complicado estar al 100% porque los destinos de nieve atraerán más al público. A nivel anual, se esperan buenos resultados gracias a los congresos que firmó el antiguo gerente del Consorcio de Turismo, José Paz, antes de irse el año pasado.
La esperanza será lo último que pierda, pero la Asociación de Hospedaje de A Coruña (Hospeco) no las tienen todas consigo para el puente que vendrá de la mano de los actos religiosos a final de mes. Preguntado por si se prevé que la mini campaña sea buena, el presidente de Hospeco, Rafael Benito, reconoce que no confía en ello. “La nieve está siendo un duro competidor”, incide. Muchas familias elegirán esa opción de ocio, dado que en A Coruña solo se celebrarán las procesiones y todavía no implican una atracción tan arraigada como la de Ferrol o Viveiro.
“Mucho turismo se nos va a marchar a las pistas de ski”, reitera el representante del sector, cuyas previsiones también indican que una buena parte buscará las primeras jornadas de calor. “Otros tratarán de asegurarse el sol pues aquí dan lluvia”, justifica. 
En este contexto, a estas alturas de mes “de momento no se están moviendo demasiado” las solicitudes de habitación. Los empresarios advierten de que, aún sin llegar a colgar el cartel de completo, el grado de dormitorios con huéspedes dependerá del “last minute”, es decir, de las decisiones de última hora. Hospeco comenta que estas vendrán dadas, entre otras cosas, por la climatología. Si las predicciones mejoran, vendrá más gente. Los precios oscilarán en función de lo que ocurra días antes del Jueves y el Viernes Santo. 
La intención de los hoteles es ir levantando, poco a poco, los costes por habitación –que les obligó a bajar la crisis– y al menos con el campeonato deportivo del mes pasado lo lograron. El perfil del visitante de Semana Santa sí está claro. Será de carácter familiar “parecido al de verano”. 

una línea estable
Benito explica que en lo que va de año la comparativa que pueden establecer con el mismo período de 2015 no arroja grandes variaciones. 
“Si obviamos la Copa del Rey de Baloncesto, la ocupación está siendo muy parecida”, destaca el presidente. Por tanto, subraya que será la propia Semana Santa la que marque la subida o la bajada del trimestre. 
Si esta no funciona demasiado bien, como auguran, siempre quedará el verano y también los congresos médicos que se celebrarán en la urbe este año.

Los destinos de nieve dificultarán que haya alta ocupación en Semana Santa