María Arnal | “Cada tema es una historia que nos explica a nosotros”

Voz y guitarra actuarán esta noche a partir de las 22.00 horas en San Antón
|

La plaza de Ourense estaba llena de personitas en fila india para retirar una invitación y poder verlos hoy a las 22.00 horas en directo. Por cosas así, María no deja de decir que es maravilloso porque “ni de coña” se imaginaron tal repercusión para algo que salió en parte de la habitación de Marcel, una especie de estudio improvisado donde voz y guitarra comenzaron a hacer canciones. De eso pasó tiempo ya, pero siguen con la misma receta, donde la sal es la emoción que en concierto envuelven primero de acústico y la abren después a nuevos sonidos para aliñarla con rabia e ironía: “Es una experiencia bastante espiritual donde generamos una vibración a través de la música”.
Ocurre la mayoría de las veces y ocurrirá seguramente en un castillo, el de San Antón. La cantante cuenta que vienen de tocar en Perú y Nueva York “donde no entienden tanto las letras, pero calan igual. Funcionan en todas partes”. Se conocieron por el director de cine Marc Sempere, amigo común de los dos, que los juntó para ponerle música a los créditos de su película “El ball del vetlatori”. En ese momento, María le enseñó su colección de canciones a Bagés: “Ya de aquella le daba a los archivos y la música estaba ahí, pero yo estudié traducción y literatura y trabajé de muchas cosas en mi vida”.
Hoy su vida es la música con todos sus matices. La pasión conceptual y la crítica les mueve a ambos, pero a cada uno de forma distinta y con ese instinto y esa curiosidad hurgan en el pasado y la memoria para llevarla al ahora sin caer en iconos sino confrontándolos, trasladando la tradición a la socialdemocracia. En presente de indicativo.
En ese proceso, “cada tema es una historia que nos explican a nosotros” porque en un momento musical donde “parece súper importante tener un personaje, no hacemos de nosotros el atractivo de nuestra música”. Las canciones van por delante, cada una de su padre y de su madre. Dice que experimentan desde lo lúdico no tanto buscando un resultado, sino “para que nos toquen. No son decorativas y por eso es muy difícil definir lo que hacemos”. Así que comenzarán con “45 cerebros y un corazón”, que es lo que se halló en una fosa común de la Guerra Civil en Burgos. Ellos hicieron de la noticia un tema para el que el que no daban encontrado guitarra. Entre tanto salió “Tú que vienes a rondarme” con un pedal nuevo y Marcel cambió una melodía y musicaron “La gent”, de Joan Brossa: “Cada una tiene su rollo”, adosado a un compromiso absoluto con ella. La que suena libre estos días por catorce rincones. l

María Arnal | “Cada tema es una historia que nos explica a nosotros”