Los bomberos extinguen tres fuegos forestales a una semana del verano

Todos los fuegos fueron apagados por los servicios de emergencia antes de que pudieran extenderse en la avenida de la Universidad, Matogrande y O Martinete | javier alborés/Q uintana
|

En solo un día, los bomberos municipales, tuvieron que extinguir tres pequeños fuegos forestales en distintos puntos de la periferia de la ciudad: uno detrás del edificio de sindicatos, otro en Matogrande, junto a las vías del tren, y un tercero tras el complejo comercial de Marineda City. Mientras que el foco de este último incendio fue un incendio forestal, en el resto las causas no están tan claras, y podrían haber sido provocados intencionadamente cuando aún falta una semana para el verano.


El primer fuego se declaró a las once de la mañana: a esa hora, uno de los trabajadores del edificio de sindicatos vio como crepitaban las llamas en una esquina de un solar abandonado, en el que se había acumulado el agua estancada y crecido la maleza e incluso árboles. Tras recibir la llamada, el parque de bomberos envió una dotación forestal, que se encontró con un problema: el entorno estaba vallado.


““Tuvimos que emplear una escalera para poder atacar el fuego”, comentó el bombero al mando, Suso Vidal, que calcula se habrían consumido entorno a 150 metros y 200 metros cuadrados antes de que consiguieran extinguirlo, de un total de más de 8.000 metros cuadrados del solar. Sin embargo, el fuego consiguió colarse por debajo de la valla y quemar las hierbas que asomaban por la acera.


Zarzas ardiendo
El siguiente fuego se declaró una hora después, en la calle de Juan Díaz Porlier, que finaliza en un callejón salida sobre las vías del tren. Allí aparcan de forma irregular varios vehículos, que se vieron amenazados cuando se declaró el fuego que consumieron las zarzas que crecían en el terraplén. Los bomberos consumieron entre 3.000 y 4.000 litros de agua en esta actuación.


La presencia de los vehículos volvió a dificultar la aproximación de los bomberos, que tardaron cerca de una hora en sofocar el fuego. Ya a las cinco se declaró el último fuego, esta vez en O Martinete, cerca de una gasolinera que allí se está construyendo. Según los bomberos, un obrero que estaba empleando una soldadura eléctrica generó una chispa que prendió en la maleza acumulada de un terreno cercano. “No fue mucho lo quemado esta vez”, apuntaron. Casi tres cuartos de hora más tarde, todo estaba solucionado.


Causas no aclaradas
En cuanto a los dos primeros incendios, no está claro su origen. En un principio, no se estaba llevando a cabo ninguna actividad cerca de ellos, lo que apuntaría a un accidente, como una colilla encendida, o a un fuego intencionado. No es una buen comienzo para los incendios forestales, cuando todavía no ha comenzado el verano, que se anuncia largo y caluroso.
Sin embargo, el año pasado también las temperaturas fueron muy altas y la periferia de la ciudad se libró de lo peor y se batió el récord de menos incendios forestales a nivel local. Los servicios de emergencia esperan que 2017 se porte igual de bien.

Los bomberos extinguen tres fuegos forestales a una semana del verano