La oposición frena una maniobra de la Marea para modificar el PGOM

09 julio 2018 A Coruña.- El Ayuntamiento incumple el Plan de Reforma Interior de la Ciudad Vieja y Pescadería, Pepri, al mantener toda la red de cableado sin soterrar
|

El Partido Popular y el Partido Socialista frenaron ayer en la Comisión de Regeneración Urbana un intento del Gobierno local de introducir de manera urgente una modificación del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) referente al catálogo de edificios protegidos.

Ambos rechazaron en la sesión que se incorporase este punto ya que no figuraba en la orden del día y que había sido comunicado pocas horas antes, una situación que no es la primera vez que ocurre en María Pita durante este mandato.
La urgencia con la que intentó actuar el Gobierno municipal se encontró frontalmente con el rechazo de los grupos de la oposición (la representante del BNG no pudo acudir por motivos personales), que alegaron su negativa en la falta de tiempo para estudiar la documentación que pretendía introducir la Marea, entre otros aspectos.

La intención del Gobierno municipal era que la modificación puntual de este aspecto del PGOM recibiese la luz verde de la comisión para incluirla en la junta de gobierno de mañana y posteriormente en el pleno que tendrá lugar el próximo lunes (después de ser cambiado ya que normalmente se celebra el primer lunes de cada mes).

Sin tiempo
La celeridad con la que pretendía actuar la Marea no fue bien recibida por las formaciones de la oposición, que entienden que estos asuntos deben abordarse de una manera diferente y no por la vía de urgencia. 

Además, este asunto requerirá de la aprobación por mayoría absoluta de la corporación municipal en el salón de plenos y la documentación, bastante extensa y que consistía en la memoria y el catálogo de los elementos y edificios protegidos, fue enviada pocas horas antes de la comisión.

Así, el Ayuntamiento pretendía que el punto saliese adelante en la comisión a pesar de que los grupos de la oposición no habían tenido tiempo suficiente para estudiarla con detalle. Tampoco se incluyó el acuerdo que se debería adoptar al respecto.

Además, la oposición no entiende la premura del Gobierno local de repente cuando es un asunto al que hace 22 meses ya se le puso una fecha para que estuviese listo: el pasado mes de febrero. En ese momento también finalizó la suspensión del otorgamiento de licencias, por lo que ahora, ocho meses después, intentaron introducirlo de manera urgente en una comisión para llevarlo a pleno.

La tendencia del Gobierno municipal a incluir asuntos por la vía de urgencia o convocar comisiones y juntas de gobierno de la misma manera es un aspecto criticado por la oposición y que consideran que va en aumento conforme avanza el mandato. 

Estas críticas ya fueron hechas públicas en alguna ocasión pero el equipo de gobierno parece insistir en un método, a pesar de que ello ya haya supuesto que en alguna ocasión no se aprobase la urgencia para celebrar reuniones.
El catálogo de edificios protegidos incluye inmuebles o grupos de los mismos que el Gobierno local dota de una protección especial con el objetivo de que no sufran actuaciones perjudiciales que podrían afectar a su valor patrimonial o al interés que guardan por su arquitectura, singularidad o valor histórico.

“El asunto tiene una trascendencia para la ciudad de enorme importancia porque afectará durante décadas a actores de diversos planos, y el Gobierno local ha contado con casi 24 meses para presentar este tema, pero sin embargo lo hace 8 meses después de que la suspensión de licencias haya rematado, fuera de plazos, sin consulta previa alguna a los grupos políticos y sin dar tiempo para analizar los documentos con el rigor y la seriedad que este tema requiere”, detalla el concejal José Manuel Dapena, que fue el encargado de representar al grupo municipal socialista en la comisión.
Tanto desde el Partido Popular como desde el Partido Socialista entienden que esto se trata de un problema relacionado con la manera de gestionar del equipo de gobierno y que no están dispuestos a aceptar ya que existen otros cauces para desarrollar asuntos de esta entidad. “La ciudad exige que se trabaje de una manera más eficiente”, analiza Dapena.

Falta de diligencia
Para el concejal del grupo municipal socialista esta actitud denota “una enorme falta de diligencia por parte del concejal del área de Regeneración Urbana, Xiao Varela”.

En su opinión, el edil “debería haber establecido unas reuniones de trabajo para que los grupos con representación municipal pudiesen hacer aportaciones a un documento de tanta importancia para el futuro urbanístico de la ciudad”.
Los grupos de la oposición consideran que el catálogo de edificios protegidos es un documento vital para el correcto funcionamiento del urbanismo, por lo que reclaman que es imprescindible que cuente con el respaldo de toda la corporación municipal en el salón de plenos cuando tenga carácter definitivo. l

La oposición frena una maniobra de la Marea para modificar el PGOM