El sector estima que el saneamiento de O Burgo generaría 400 empleos

Los trabajadores están aprovechando los primeros días del mes para faenar pedro puig
|

La ría de O Burgo y, sobre todo, sus trabajadores esperan con ansia el proyecto definitivo de saneamiento y dragado que podría dar una continuidad al marisqueo como profesión de futuro. El presidente del colectivo de a pie, Andrés Pena, calcula que de llevarse a cabo un plan ambicioso “como mínimo podríamos trabajar allí 500 personas”. Sin embargo, habría que coger a tiempo el estuario dado que debido a la expansión de los lodos cada vez se detecta una menor superficie de aprovechamiento.
El Ministerio de Medio Ambiente continúa con los trámites burocráticos previos a ordenar la entrada de la maquinaria pesada que permitirá recuperar la ría, mientras los mariscadores aguardan con impaciencia tiempos mejores para su economía. El presidente de los operarios de a pie, Andrés Pena, resalta que si se llegase a existir una iniciativa comprometida y sin recortes “podrían trabajar tranquilamente medio millar de personas”.
“Tendría que mejorarse mucho todo el terreno pero si ahora somos 100 entre los de a pie y los de a flote, habría sitio para otras 400 personas”, estima. El representante del sector reconoce que también sería necesaria una resiembra de marisco en toda la zona.
En cualquier caso, se podría alcanzar una mayor capacidad de absorción de trabajadores fácilmente porque sus cálculos son por lo bajo. De hecho, como recordaron en otras ocasiones, hace décadas llegaron a vivir de O Burgo varios miles de personas.
Por su parte, el patrón mayor de la Cofradía, Felipe Canosa, se muestra confiado en que por fin se cumpla con esta “demanda histórica” y coincide con el colectivo en resaltar que el “regenerado y el sembrado” de la zona podría ofrecer una salida laboral interesante en momentos como estos.
“Pensando ambiciosamente podrían entrar cientos de personas y O Burgo sería un núcleo importante de puestos de trabajo”, resume. Pero esa empresa de autónomos depende de Madrid, de las conclusiones sobre el expediente de información pública y el estudio de impacto ambiental para determinar si es preciso solicitar información o estudios complementarios.
De igual forma habrá que esperar a que se forme un Gobierno central y a que las distintas Administraciones implicadas en el proceso lleguen a un acuerdo de cofinanciación, tal y como señaló a este diario el Ministerio.
La principal preocupación de los mariscadores a este respecto es que se actúe a tiempo para salvar parte de la zona que aún sigue siendo productiva. “Estamos muy decepcionados porque la ría está esquilmada, hay muy poco marisco y básicamente estamos encontrando almeja japónica”, cuenta Pena.
De hecho, viendo los escasos ingresos, ya ha habido algunas bajas de “personas que dejaron el permex –el carné de mariscadores– porque no ganaban ni para el seguro”.

El sector estima que el saneamiento de O Burgo generaría 400 empleos