El plante al rey pone en riesgo la continuidad en Barcelona del Mobile World Congress

Los agentes realizaron cargas para evitar que los manifestantes no accedieran a las cercanías del Palau | enric fontcuberta
|

El Gobierno deplora la actitud de determinados cargos institucionales que anunciaron que no participarán en el recibimiento oficial al rey para la inauguración del Mobile World Congress (MWC) y advierte de que “con su actitud ponen en riesgo que Barcelona pueda seguir albergando un evento global de tanta importancia”.
Los “desplantes institucionales” anunciados por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, entre otros, “además de injustos y mezquinos”, son prueba de una “actitud irresponsable y mezquina” que perjudica a Barcelona, indicaron a Efe fuentes oficiales. La presencia del monarca en la capital catalana “simboliza el apoyo de la Corona y del conjunto de España” al Congreso Mundial de Móviles, “y por extensión, al desarrollo y pujanza de la economía catalana”, apuntan.


En este sentido, añaden que Barcelona se juega mucho estos días. Todo los ojos estarán puestos desde hoy en el Mobile World Congress de cuyo éxito dependerá la permanencia en la ciudad de la mayor feria de tecnología móvil del mundo, “algo en lo que debiéramos estar todos unidos y trabajando juntos”, insisten.
Por su parte, Ada Colau defiende su actitud porque de recibirlo sería aceptar un “vasallaje impropio de una democracia del siglo XXI”, puesto que “no es un cargo electo democráticamente sino hereditario”.
En un escrito en las redes sociales, la alcaldesa se reafirmó con mayor dureza: “En una democracia avanzada cualquier cargo público, el rey también, ha de poder ser criticado y cuestionado. Más si no es un cargo electo democráticamente sino hereditario. Por todo ello, hoy y mañana coincidiré cordialmente con el rey pero no participaré en el besamanos que, como el propio nombre indica, es un acto de pleitesía y vasallaje impropio de una democracia del siglo XXI”.

A su juicio, Felipe VI “no ha tenido un mínimo gesto de empatía hacia la gente que sufrió esas cargas e hizo un discurso durísimo avalando la línea represiva, en lugar de intentar apaciguar el conflicto y aportar serenidad, que era lo que en principio se esperaría de un jefe de Estado”.
Por medio de twitter, intervino en el debate el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que afirmó que el rey “será bienvenido a la República de Cataluña como máxima autoridad de España cuando pida perdón por su papel inconstitucional el pasado mes de octubre”.
Puigdemont hizo así alusión al discurso de Felipe del pasado 3 de octubre, dos días después de la celebración del referéndum del 1-O suspendido por el Tribunal Constitucional.
En respuesta, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, pidió “no perder el tiempo” con los comentarios de una persona “fugada”, que vive en una “realidad paralela”. La portavoz señaló que el plante al Rey de Torrent y Colau demuestra que “no han entendido su papel” institucional y que todo lo que hace la regidora es generar incertidumbre sobre Barcelona y conflicto entre administraciones, y eso no es estar a la altura.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acompañó ayer al jefe del estado las Fuerzas Armadas en la cena de bienvenida y hoy estará con él en la inauguración. A la cena asistieron también el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el director general de la entidad organizadora del congreso (GSMA), Mats Granryd

El plante al rey pone en riesgo la continuidad en Barcelona del Mobile World Congress