Los libros en miniatura de Yamamoto sirven una ensalada de varios idiomas en María Pita

17 enero 2014 A Coru�a.- La sala de exposiciones del Palacio de Mar�a Pita acogi� la inauguraci�n de la exposici�n Transcurso, Libros de Artista, del japon�s Masafumi Yamamoto

A Eva Veiga, los grabados de Masafumi Yamamoto le llevan a un campo de rosas oxidadas. A Pere Gimferrer, le hacen revivir un mito como el de Marilyn Monroe y al fallecido Lorenzo García Vega lo conectaban con el mundo de los mosquitos y las moscas. El japonés aterriza en A Coruña gracias a la poetisa gallega para desplegar sus minilibros, donde la lírica de grandes como Joan Brossa o el francés Yves Bonnefoy hace chispa con sus collages que respiran directamente de la naturaleza. Son musgo, rocas y flores barnizados de colores, que es lo que busca el artista afincado en Barcelona. Su máxima aspiración es encontrar el equilibrio.
Por eso, todo está en sintonía. Hasta la caja contenedora de sus pequeños tesoros, que también mima y le incrusta grabados. Y es que estas obras de arte dicen mucho de Oriente por su delicadeza y precisión. En ellas, Yamamoto no es solo el autor de las composiciones, sino también de su envoltorio.
El palacio de María Pita presenta doce creaciones en miniatura. Abiertas como si se tratara de acordeones que encierran palabras e imágenes. En pequeños bocados que el curioso va asimilando. Sin agobios, porque la muestra “Trancurso. Libros de Artista” es para degustar a ritmo lento. Y para ello, la sala de exposiciones municipal acogerá esta muestra hasta el próximo 16 de marzo.
Con el castellano, catalán, euskera, gallego, francés y japonés metidos en la misma ensalada, Yamamoto asegura que cada idioma refleja un carácter diferente de sus mensajeros. De ahí que le parezca interesante conocer las regiones de su país de adopción en base a los versos que los escritores le envían.
En estos momentos, el artista se cartea con Antonio Gamoneda con el que está construyendo un minilibro denso porque sus textos son amplios y Yamamoto tiene mucho que leer. Él aprende de todos. Mete a Benítez Reyes y García Montero en el lote de los andaluces y le busca a una pareja del país a Eva Veiga para completar la puesta en escena con denominación de origen gallega. Para irse hasta los versos de Joan Brossa que juegan entre trapecios y cruzar medio mundo con el fin de encontrarse con Kazunari Suzumura, el único japonés de la exposición.
En la obra gráfica, la luz y el color son fundamentales. De su combinación depende que el creador coja recortes uno y otro grabado y los junte en un recuadrito. De escasos centímetros donde el tacto juega un papel importante.
Si uno pasa el dedo por encima, nota las capas. De elementos que fluyen entre la abstracción lírica. Una especie de ensoñaciones que flotan entre naturalezas. Libres. Para que el espectador las interprete como quiera. Igual que cuando el artesano le da voz a los poetas y ellos caminan por un lado o por el otro.  n

Los libros en miniatura de Yamamoto sirven una ensalada de varios idiomas en María Pita

Te puede interesar