Un desprendimiento en el techo del palco de la música de Betanzos obliga a precintarlo

|

Justo el día en que el Ayuntamiento inicia el proceso para la contratación de la rehabilitación del palco de la música de Betanzos, el gobierno local tuvo que precintarlo por seguridad. Según explican desde la administración local, el motivo es que se han desprendido de la cubierta unos elementos de madera.
Hace algún tiempo que en la administración betanceira se plantearon la necesidad de hacer una puesta a punto de la infraestructura. Este “símbolo arquitectónico de la ciudad”, como apunta el alcalde, Ramón García, tiene problemas en la canalización del agua, lo que a su vez, afecta a la instalación eléctrica y a los remates de madera y al suelo. Como se pudo comprobar en el desprendimiento, también hay deterioros den la cubierta y en el falso techo de madera.

Restauración
El importe de la actuación sobre esta pieza asciende a 84.716 euros. Si ayer se abría el plazo para que las empresas presentasen sus propuestas, el día 1 de octubre se acaba el plazo.
La empresa que resulte adjudicataria tendrá que trabajar con “cierta urgencia” en la evacuación de las aguas pluviales. El presupuesto incluye la reposición de toda la cubierta y la reconstrucción del canal de recogida de agua. A mayores, se repondrá toda la cubierta y se recuperará el suelo de madera orinal. También eliminarán las planchas de fibra que cubren las opalinas, enumeran desde el Ayuntamiento.
La actuación incluye la rehabilitación de los elementos de forja, así como la sustitución y arreglo de los elementos dañados de madera, tal y como eran los originales. Por último, el proyecto recoge una intervención en las capas de pintura para devolverle su color original.
Por otra parte, el mandatario recuerda que desde el primer momento contaron para esta actuación con el apoyo de la Diputación. La intención municipal es recuperar una infraestructura que destaca por sus “valores urbanos” relacionados con la fuente de Diana Cazadora y la estatua de Hermanos García.  n

Un desprendimiento en el techo del palco de la música de Betanzos obliga a precintarlo