El mal tiempo obliga a mantener cerradas las playas hasta mañana

Agentes municipales clausuran al público La Coraza durante el temporal pedro puig
|

El temporal acudió a la cita que tenía programada en A Coruña con una puntualidad que dice mucho de la precisión de las predicciones del servicio meteorológico. Todo se desarrolló conforme a lo previsto: aunque la alerta naranja se declaró para las doce del mediodía, el dispositivo especial no comenzó a cerrar los arenales de la bahía del Orzán hasta las dos de la tarde, a medida que las olas subían más y más. La pleamar se registró hasta las cinco de la tarde pero, a las tres y media, el cierre de los accesos fue total, como seguirá siendo hasta mañana.

Matadero, Orzán, Riazor y San Roque, así como la explanada de Las Esclavas, se encuentran entre las zonas precintadas por las autoridades y las predicciones apuntan a que el tiempo mejorará mañana y se desactivará la alerta naranja. Por otro lado, el viento, de componente sur-suroeste, no supuso un problema, dado que la bahía del Orzán se encuentra orientada hacia el norte, de manera que el aire soplaba en dirección contraria a las olas.

Gracias a este factor, la situación se mantuvo bajo control durante toda la tarde y no fue necesario cortar por la amenaza de las olas el Paseo Marítimo al tráfico peatonal. A pesar de ello, el viento era fuerte, con ráfagas de más de 70 kilómetros por hora, lo que obligó a cerrar otras instalaciones, como la Torre de Hércules, dado que el faro romano se encuentra en una zona muy batida, así como su centro de interpretación, como suele ser habitual cuando se dan inclemencias atmosféricas.
La situación se relajó a medida que el mar se retiraba, y aunque la superficie siguió muy picada, a media tarde el peligro ya había pasado, y pudo retirase el dispositivo de emergencia. Sin embargo, la cinta policial se mantuvo, así como la vigilancia, para impedir que nadie accediera a los arenales el Orzán hasta que hubiera pasado el peligro. “Sobre todo porque, debido al Carnaval, hay mucha gente en la calle y, además, mañana es festivo”, señalaron los servicios de emergencia.

de madrugada
De manera que el dispositivo volvió a La Coraza de madrugada, cuando llegó lo peor del temporal: si durante la tarde las olas medían entre cuatro y cinco metros, de noche habían alcanzado alturas de hasta siete metros.

Eso sin contar los vientos, que conseguirán que la noche sea agitada incluso para los que no salgan de casa. Para los que si estuvieron de fiesta, la lluvia además teñirá de naranja el Carnaval.

El mal tiempo obliga a mantener cerradas las playas hasta mañana