La corporación se despide dando luz verde a las ayudas para las asociaciones

La corporación celebró el último pleno ordinario del mandato con el cambio en las cuentas y la ordenanza de igualdad como asuntos | javier alborés
|

El pleno aprobó el modificado de crédito con el dinero para los convenios con entidades en su última sesión ordinaria del mandato, que fue una buena muestra de lo que sucedió en el salón de plenos en los últimos cuatro años con acusaciones cruzadas y críticas al Gobierno local por responsabilizar al resto de grupos de dificultar sus actuaciones.

Los cuatro grupos de la corporación dieron el último aprobado a un modificado de 14 millones de euros que garantiza a las entidades las subvenciones de este año, la puesta en marcha de algunas inversiones y el pago de la indemnización por el Conde de Fenosa.
Sin embargo, los apoyos de la oposición fueron para permitir estos temas, pero los tres grupos dejaron claro su descontento con la gestión de la Marea de este cambio en las cuentas.

“Mintieron diciendo que no se podían aprobar convenios e inversiones, podían haberlo traído en enero”, aseguró Rosa Gallego. La portavoz del Partido Popular culpó al Gobierno local de “retrasarlo meses porque no tenían proyectos, todo era humo, engañando a los vecinos”.
El retraso en su tramitación también fue expuesto por la portavoz del Partido Socialista, Yoya Neira, quien recordó que lo habían solicitado ya el año pasado y que “muchas de las obras que se están anunciando se pudieron hacer antes. Hay cosas que no se hicieron durante estos años y que se podían haber hecho con las cantidades de dinero no ejecutadas”.


Avia Veira, portavoz del BNG, también hizo referencia a partidas no ejecutadas en años anteriores como la reforma del centro García Sabell. Además, afeó al Gobierno local que no aceptasen las alegaciones de su grupo al modificado, que se centraban en inversiones como el arreglo de este centro asociativo, del polideportivo de Cocheras o del registro de María Pita.


La concejala de Hacienda, Eugenia Vieito, rechazó las acusaciones de la oposición y defendió que muchas cuestiones de las que se incluyen podrían haberse hecho si hubiese un presupuesto aprobado. “Bloquean a aprobación dos orzamentos, despois esixen a execución e finalmente critican a falta de execución”, dijo sobre el modo de actuar de los grupos.

Indicadores y elecciones
El debate sobre el cambio en las cuentas también sirvió para que la oposición exigiese al Gobierno municipal que tramite la liquidación del presupuesto del año pasado, que tenía que estar lista antes del pasado 28 de febrero y remitida al Gobierno antes del final de marzo.
El PP, el PSOE y el BNG reclamaron este documento a la Marea para conocer la ejecución real del año pasado y desde el Gobierno local se aseguró que se está “finalizando”, apuntando que el motivo para que no esté terminada es que faltan los datos sobre entes dependientes del Ayuntamiento.


A menos de tres semanas de las elecciones municipales, el clima de precampaña se volvió a dejar sentir en el salón de plenos y hubo repetidas alusiones a posturas electorales y a decisiones políticas motivadas por la cercanía de la cita con las urnas para los coruñeses.
Desde el PP culparon al Gobierno local de “mentir” a los vecinos sobre la imposibilidad de llevar a cabo diversos proyectos por la falta de presupuesto, algo a lo que se respondió desde la Marea Atlántica defendiendo que la oposición no les había permitido contar con un nuevo presupuesto para este ejercicio por “intereses electorais”.

La sesión contó con solo cinco mociones, una cifra menor a las habituales, en lo que fue el cierre plenario al actual mandato.

Ordenanza de igualdad
La corporación municipal también aprobó, en este caso de manera inicial, una ordenanza de igualdad que persigue acabar con la discriminación hacia las mujeres y otros colectivos en la administración.

El punto provocó que desde la oposición se criticase que el Gobierno local presente ahora esta iniciativa mientras no llevó a cabo las medidas suficientes en este sentido durante el mandato. La concejala de Igualdad, Rocío Fraga, defendió el balance positivo de las actuaciones centradas en esta materia.

La corporación se despide dando luz verde a las ayudas para las asociaciones