Los bergondeses con prórroga para cumplir la ley de montes talan los árboles con hasta diez meses de retraso

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-71294dd7

Los propietarios de plantaciones forestales de Bergondo que, en su momento, solicitaron prórroga para poder adecuarse a la ley de montes están iniciando los trabajos de tala con hasta diez meses de retraso.

El Gobierno local, que preside Alejandra Pérez Máquez, indicaba el pasado mes de febrero que el 25% de los dueños de montes pidieron que se les otorgase una moratoria para poder cumplir con la nueva legislación que ha implantado la Xunta.
Los afectados alegaban, en sus respectivas solicitudes, que no habían sido capaces de gestionar la venta de la madera o la realización de los trabajos de tala.


Cuatro meses después en parroquias como, por ejemplo, Guísamo varios propietarios están haciendo caso a los requerimientos pero con un retraso que en algunos casos alcanza los diez meses. Así, en la zona de Pedras Blancas un aviso, suscrito por el Ayuntamiento de Bergondo y los agentes del distrito forestal Bergantiños-Mariñas coruñesas, indica que los trabajos tenían que haberse llevado a cabo ya en noviembre de 2018.


No obstante, en otras zonas como en el monte da Fame, en las inmediaciones del polígono empresarial bergondés, ningún movimiento hace suponer que las talas vayan a realizarse en un breve período de tiempo.

Advertencias 
Cabe recordar que en julio de 2018 el Ayuntamiento había advertido a 250 propietarios de que estaban incumpliendo la denominada Lei 2012 de Montes de Galicia.


Un incumplimiento que se redujo en febrero de este año cuando, también según fuentes municipales, el número de parcelas que se habían adaptado a la norma era de 95, mientras que las fincas en las que la madera se encontraba vendida pero a la espera de que se efectuasen trabajos de tala era 30.

Distancias 
Una de las principales novedades de la ley aprobada por la Xunta es la distancia que debe de separar a las vías de comunicación de los ejemplares arbóreos.
Así de las vías estatales, autonómicas y provinciales debe ser de diez metros cuando se trata de eucaliptos, pinos y acacias, y de cuatro cuando son otras especies. Para el resto de vías de comunicación de ámbito rural, la distancia obligada es de cuatro metros para especies pirofitas, y de dos metros para frondosas.

Sanciones
El incumplimiento de la normativa puede derivar en sanciones que en los casos más graves ascienden a cien mil euros.


Sin embargo, no todos los ejemplares situados en los márgenes de las vías deben ser objeto de tala. El propio Gobierno local bergondés recomendaba, en su momento, que en lugar de eliminar todas las especies, se aprovechasen los metros permitidos por la legislación para plantar especies autóctonas. Apuntaba, como ejemplo, que en todas las fincas, a una distancia de seis metros, podía haber frondosas.

Los bergondeses con prórroga para cumplir la ley de montes talan los árboles con hasta diez meses de retraso

Te puede interesar