Aymerich no liderará una candidatura ni apoyará a la UPG en la asamblea del BNG

aymerich, junto a camilo nogueira, durante la reunión que simpatizantes de abrente mantuvieron ayer efe
|

El colectivo Abrente, la corriente impulsada en el seno del BNG por el dirigente nacionalista Carlos Aymerich, decidió ayer que no presentará una lista, y por tanto Aymerich no volverá a encabezar como ya hiciera cuando lideraba Mais Galiza antes de que esta se escindiera, ni apoyará la auspiciada por la UPG –corriente mayoritaria en el seno del Bloque– en la Asamblea Nacional que la formación nacionalista celebrará el próximo mes.

Abrente debatió ayer durante su asamblea la hoja de ruta del colectivo después de la enmienda particular a las tesis oficiales para la Asamblea Nacional y tras admitir diferencias con la fuerza hegemónica en el BNG, la UPG, que fue la que apoyó al actual portavoz nacional Guillerme Vázquez y al que fuera candidato a la Presidencia de la Xunta, Francisco Jorquera.

Aymerich explicó en una conversación con Efe que el colectivo que impulsa había decidido, además, defender el voto particular a las tesis que se debatirán en la Asamblea y apostar por Abrente como organización, fortalecerla y darle voz propia a favor de la unidad del nacionalismo.

 

reunión positiva

Indicó que la reunión fue “muy positiva” e insistió en que los asistentes mostraron su desacuerdo con la línea marcada por la UPG que “conduce a la marginalidad” al BNG.

Aymerich defendió la apuesta de Abrente por un nacionalismo de izquierdas “con vocación mayoritaria” y dirigido al conjunto de la sociedad y explicó que tras la Asamblea del BNG del próximo mes la corriente que lidera celebrará un reunión para ver cómo se configura.

Además, llamó la atención sobre el momento de “plena efervescencia” que vive el panorama político gallego y advirtió de que cualquier persona de izquierdas se da cuenta de que “la división a quien favorece es al PPdeG” y también de que hay “una demanda social clara” a favor de la unidad.

En su opinión, él y su corriente están “dónde siempre: en el nacionalismo de izquierdas democrático” e insistió en que seguirá trabajando por la unidad del nacionalismo.

En cualquier caso, reiteró las críticas a la línea mayoritaria aprobada por la UPG para la Asamblea Nacional de marzo y su desacuerdo.

“Será legítimo que la UPG y los llamados independientes sigan una línea que conduce a la marginalidad, pero hay mucha gente que no estamos de acuerdo con esa línea que nos conduce a muchos años atrás”, argumentó Aymerich.

El nacionalista defendió que “mientras sea posible” seguirá trabajando por una unidad del nacionalismo con vocación mayoritaria que sume ciudadanos al proyecto y no hacia una unidad en la que “no hay gente”.

“Y la UPG –dijo– no está claramente en esa línea, así que el trabajo lo haremos otros”.

Para el diputado del Bloque, “no es momento de más divisiones y escisiones”, ya que en su opinión, la gente no lo entendería, por lo que abogó una y otra vez por la necesidad de reconstruir el espacio del nacionalismo gallego.

Por este motivo explicó que es necesario hablar y trabajar “con los desencantados”, que se fueron “a su casa”, y con los que “están en otros lugares”, en alusión a otras fuerzas políticas, para trabajar conjuntamente y establecer una acción unitaria “a medio plazo”, en cualquier caso, antes de las elecciones municipales de 2015.

 

Aymerich no liderará una candidatura ni apoyará a la UPG en la asamblea del BNG